email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2022 Generation

Crítica: Alis

por 

- BERLINALE 2022: El premiado documental de Clare Weiskopf y Nicolas van Hamelryck da voz a unas jóvenes colombianas con pasados tremendos y ahora semiprivadas de libertad, pero no de esperanza

Crítica: Alis

Algo tan simple como unas entrevistas/charlas a cámara fija, con las protagonistas mirando a los ojos del espectador, sin filtro, constituye el armazón narrativo de Alis [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, delicada, alegre y sensible película, no exenta de fuerza y positivismo, que acaba de triunfar en la sección Generation 14plus del 72° Festival de Berlín y recibir, además, el Teddy Award en la categoría de documental. Sus responsables (en tareas de dirección y producción) son Clare Weiskopf y Nicolás Van Hemelryck, quienes debutaron en 2016 con Amazona, que se estrenó en IDFA, fue el título de apertura de DocsBarcelona, se distribuyó en once países, fue nominado a los Fénix y a los Goya, y ganó tres premios de la Academia Colombiana.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_call-for-projects_2024_innerMarch

Ahora los cineastas se han instalado en el internado Arcadia de Bogotá para, gracias a unos talleres de cine documental que han realizado allí durante cinco años, mimetizarse con sus alumnas y, de este modo, lograr un elevado grado de intimidad, confianza y cercanía con ellas. Así, mediante el sencillo recurso de pedirle a las adolescentes –cuyas familias no pueden hacerse cargo de ellas– que se imaginen a una amiga muy cercana (la Alis del título), éstas van desvelando su pasado traumático, sus personalidades y sus ilusiones.

Entre estas últimas destaca la libertad, uno de los temas que constituyen el eje argumental de este largometraje, además de otros asuntos como la violencia o el amor, gran motor que une a las internas, pues han llegado a formar, dentro de los muros alambrados del centro, una especial arcadia donde no existen discriminaciones, mucho menos por identidad sexual.

Separados esos bloques temáticos con momentos de cotidianidad como el aseo personal o los bailes (la música, cómo no, está muy presente en día a día de estas jóvenes, y no solo porque la escuchen, sino que incluso la interpretan), Alis cuenta con la franqueza y la pureza, la naturalidad y la fuerza expresiva de los rostros juveniles para darle ímpetu arrollador a su mensaje de esperanza a pesar de algunos hechos terribles que se relatan, sufridos por estas muchachas en las calles de la capital colombiana.

Por todo ello, este largometraje se acaba erigiendo en un retrato coral de unas personas –no pongamos etiquetas de género– fuertes, maduras y luchadoras que, aunque aún conservan rasgos de su infancia no tan lejana, desean superar los obstáculos que les impone la sociedad para ser libres y construir un futuro mejor. De momento, para llegar hasta allí, cuentan con su mutuo apoyo y, sobre todo, la imaginación: porque, como decían en el último film de Jonás Trueba, también centrado en el mundo adolescente, “¿quién lo impide?”

Alis es una coproducción entre Colombia, Chile y Rumanía de las compañías Casatarántula, Pantalla Cines y deFilm, respectivamente. De sus ventas se ocupa la agencia española Latido Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy