email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Un Certain Regard

Crítica: Rodéo

por 

- CANNES 2022: Lola Quivoron consigue un comienzo impactante con un primer largometraje original y de una energía salvaje muy muy dura en femenino en los márgenes del mundo del motocross sobre asfalto

Crítica: Rodéo
Julie Ledru en Rodéo

“Desde que subimos a las torres, es un cohete. –Nací con una moto entre las piernas”. Trae a los fanáticos de las motocicletas y los demás los seguirán, atraídos por la pasión de Julia, la irresistible protagonista de Rodéo [+lee también:
tráiler
entrevista: Lola Quivoron y Julie Ledru
ficha de la película
]
, el primer largometraje de ficción de la francesa Lola Quivoron, que ha hecho rugir los motores de Un Certain Regard, en el 75º Festival de Cannes, donde se ha estrenado.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Te voy a machacar”. Julia (la revelación Julie Ledru) es una mujer que no se deja influenciar por su barrio popular de las afueras de Burdeos, donde los chicos pasan el tiempo en la parte inferior de los edificios tratando a las chicas de putas, y donde su familia está harta de ella. Pero a Julia no le importa porque solo tiene una obsesión: las motos. Además, las roba, engañando con una sonrisa (“no compramos si no lo intentamos”) y un gran impulso, para las personas que las venden en anuncios clasificados. Pero su deseo es integrarse entre los moteros que practican motocross sobre asfalto de forma clandestina (figuras acrobáticas, etc.) en carreteras desiertas o aparcamientos aislados hasta que aparece la policía. Julia, que no es bienvenida (“eres un peligro, o te vas o te quedas”), consigue inmiscuirse en el grupo de los B-More gracias a una tragedia y a Kaïs (Yannis Lafki). Su epicentro es un garaje secreto donde se reciclan las piezas de recambio, dirigido a distancia, desde la cárcel, por Domino, junto a su esposa (Antonia Buresi) y su hijo pequeño. De misión en misión, Julia se gana un lugar, pero también enemigos en un mundo lleno de peligros y adrenalina…

“Golpe de gas, golpe de freno”. Lola Quivoron hace progresar una trama relativamente minimalista a un ritmo que encadena los fulgores en una atmósfera muy intensa y casi documental (el olor a gasolina parece traspasar la pantalla) sobre un “deporte” ilegal fascinante a nivel visual. La película, un retrato incisivo de una amazona de los barrios pobres, entremezcla con habilidad el thriller marginal sobre pequeños matones, el retrato de la influencia del dinero y la belleza paradójica de los territorios y los seres abandonados (encerrados en su clase social) y los valores de un feminismo que pulveriza las fronteras del machismo. Todo muy bien presentado (a menudo por la noche) por el director de fotografía Raphaël Vandenbussche. Lola Quivoron, impulsada por esta Julia que se inscribe en la filiación del Igor de La promesa, de los hermanos Dardenne, hace una primera vuelta de clasificación a altas revoluciones con una película vehículo personalizado cuyos pasos seguiremos con interés.

Rodéo ha sido producida por CG Cinéma. Les Films du Losange gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy