email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Semana de la Crítica

Crítica: Aftersun

por 

- CANNES 2022: Charlotte Wells demuestra su potencial como directora con un sutil, sensible y seguro primer largo sobre las vacaciones de un padre divorciado y su hija de 11 años

Crítica: Aftersun
Francesca Corio y Paul Mescal en Aftersun

Ocuparse de un tema muy clásico del realismo social británico y conseguir darle un sello personal y original tomándose el tiempo de revelar al completo todos sus dones como directora y lo que trabajan en sordina los dos personajes. Con su primer largometraje, Aftersun, que compite en la Semana de la Crítica del 75º Festival de Cannes, la escocesa impone de entrada una voz singular llena de sutileza y sensibilidad, y no debería sorprendernos encontrar como productora principal a la compañía cofundada por Barry Jenkins.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Yo acabo de cumplir 11 años y tú cumples 31 en dos días”. Sophie (Francesca Corio) y su padre Callum (el irlandés Paul Mescal, en pleno ascenso desde la serie Normal People) comparten unos días de vacaciones estivales en un pequeño “resort” sin encanto de Turquía. Callum, que lleva varios años separado de la madre de Sophie y que ya no vive en Edimburgo sino en Londres, lleva la máscara del padre atento, pero detrás de su delicadeza, su sentido del humor y sus esfuerzos para que la estancia sea calificada de felicidad familiar estándar (comer helados, tomar el sol junto a la piscina, hacer una inmersión submarina, jugar a grabarse con una videocámara miniDV), un halo de tristeza rodea al joven, una profunda fractura interna, no solo económica (no poder ofrecer más) pero sobre todo existencial, que su hija va a descubrir poco a poco, mientras ella misma entra en las primeras curiosidades de la adolescencia.  

Pues a los ojos de Sophie se trata de amor, de (re)establecer vínculos, de revisitar recuerdos (la película está discreta y astutamente construida a base de flashbacks) con este padre torpemente protector, sus extraños movimientos de Taichi y sus libros de cabecera Cómo meditar y Poems, Stories and Writing (de Margaret Tait, que también fue una emblemática directora del cine escocés y una gran viajera, algo que no es casualidad). Lo esencial es intentar comprender la lengua del otro, quién es el otro, y compartir el mismo cielo a falta del mismo espacio.  

Intérpretes perfectos, refinamiento y creatividad en la puesta en escena, sentido del tempo, de la luz y del entorno, sensibilidad a flor de piel, pequeño “crossover” e inversión eficaz del tema principal de la película que se desliza de padre a hija, tejido armonioso de los símbolos y de los motivos que cuentan cosas diferentes: bajo su apariencia “banal”, Aftersun es una ópera prima impresionante.

Aftersun ha sido producida por Pastel (la sociedad del director estadounidense Barry Jenkins) y Unified Theory. Charades gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy