email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2022

Crítica: El espía honesto

por 

- Franziska Stünkel examina qué puede tentar a alguien a colaborar con la temida Stasi, y las consecuencias que puede tener

Crítica: El espía honesto
Lars Eidinger en El espía honesto

En un mundo cada vez menos dispuesto a aceptar las zonas grises de la moral, y cada vez más dispuesto a ver las cosas de color blanco o negro, una película como la cautivadora El espía honesto [+lee también:
entrevista: Franziska Stünkel
ficha de la película
]
, de Franziska Stünkel, es un soplo de aire fresco, ya que explora, con cierto desapego, la historia de casi todos los sistemas políticos opresivos, donde un individuo solo será aplastado si se atreve a desafiar el statu quo. La película alemana se ha proyectado recientemente en el 21º Festival Internacional de Cine de Transilvania, donde generó un acalorado debate entre el público de Rumanía, el cual ha tenido su dosis de historias locales similares: Uppercase Print [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Radu Jude, y Metronom [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alexandru Belc
ficha de la película
]
, de Alexandru Belc, entre otras.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guion, escrito por Stünkel tras años de investigación, se centra en Franz Walter, un ambicioso académico que se ve tentado a colaborar con la policía secreta tras haberle prometido un puesto de profesor. Una mano lava la otra, ¿no? Unos cuantos años haciendo diversos trabajos para la Stasi, y luego Franz tendrá su confortable puesto de trabajo en una universidad, haciendo exactamente lo que siempre ha soñado. Pero pronto, las órdenes de sus superiores se vuelven cada vez más crueles, las consecuencias de sus actos se hacen cada vez más tangibles, y Franz llegará al punto de no retorno, como el proverbio de la rana que se adapta gradualmente a la creciente temperatura de la olla hasta que muere hervida.

Este crítico proviene de Rumania y es lo suficientemente viejo como para recordar como la policía secreta de Rumanía, la Securitate, mantuvo de rodillas a una nación de 20 millones de habitantes, con solo 15 000 empleados (y alrededor de 135 000 informantes). Décadas después, y desde la seguridad de una democracia (aunque siempre mejorable), es totalmente comprensible lo fácil que resulta condenar categóricamente a quienes se convirtieron en informantes (o trabajaron para la policía secreta), considerándolos meros agujeros negros morales. Pero, sin pretender de ningún modo hacer apología de estas cuestionables decisiones, El espía honesto hace un muy buen trabajo al poner el “gris” donde debe estar, y con esto nos referimos a casi en todas partes.

Una recreación muy bien realizada y eficaz de la Alemania Oriental en 1981, el drama muestra lo fácil que era llegar a ese compromiso. Lo fácil que es hacer la vista gorda. Lo fácil que es hacer el mal a los demás, por el bien de uno mismo y de sus seres queridos. Si hubiera nacido en un país más democrático que la mal bautizada como República Democrática Alemana, el protagonista probablemente se habría convertido en profesor de una prestigiosa universidad, pero está atrapado en Berlín Oriental y tiene que abrirse camino, perdiendo su propia alma en el proceso. Con la ayuda de Lars Eidinger, que realiza una excelente actuación, la película muestra con qué facilidad, y de qué manera, un régimen opresivo puede aplastar a un hombre, primero tentándolo con la promesa de un futuro mejor, y luego pidiéndole lo indecible a cambio.

Sin hacer ningún spoiler, la historia de Walter está inspirada en un académico real, Werner Teske, el cual fue la última persona condenada a muerte en la Alemania Oriental. Aunque la directora califica su película como ficción, promete que está basada en una amplia investigación, y sí, se siente real y consigue que se tengan menos ganas de juzgar.

El espía honesto es una producción alemana de Network Movie Film- und Fernsehproduktion Köln, Franks Filmproduktion y C-Films, en coproducción con ZDF y Arte. La película está gestionada internacionalmente por Global Screen.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Jordi Lloret)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy