email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2022 Competición

Crítica: Vesper

por 

- Después de Vanishing Waves, la directora lituana Kristina Buožytė y el director francés Bruno Samper regresan con una impactante película de ciencia ficción distópica

Crítica: Vesper
Raffiella Chapman y Eddie Marsan en Vesper

"No me despertéis para ver el fin del mundo, a no ser que tenga muy buenos efectos especiales", escribió el autor de fantasía estadounidense Roger Zelazny en su libro Príncipe del caos. Parece que el objetivo de gran parte del cine convencional es mantener al público despierto presentando versiones cada vez más dramáticas del Armagedón mediante un despliegue de efectos especiales. Esto se debe en gran parte a que el cine comercial siempre ha buscado el espectáculo, pero el séptimo arte también refleja el estado de ánimo del mundo. Por eso, mientras el cambio climático, la guerra y las enfermedades proyectan su sombra sobre nuestra vida cotidiana, es comprensible que el fin del mundo siempre parezca estar a la vuelta de la esquina.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Aunque Vesper [+lee también:
tráiler
entrevista: Kristina Buožytė y Bruno S…
ficha de la película
]
, de Kristina Buožytė y Bruno Samper, estrenada mundialmente en la competición oficial del 56.º Festival de Karlovy Vary, evita el histrionismo exagerado de los blockbusters de Hollywood, lo cierto es que contiene la misma cantidad de imágenes maravillosas y fascinantes. Además, esta coproducción entre Lituania, Francia y Bélgica tiene algo más de corazón e inteligencia.

Vesper (Raffiella Chapman), una joven de trece años, habita una Tierra en la que el ecosistema ha colapsado por completo. La chica vive en una vieja cabaña en ruinas con su padre (Richard Brake), un hombre postrado en una cama que puede comunicarse a través de un dron que acompaña a su hija, mientras la joven busca comida en un bosque amenazador y experimenta en su laboratorio. Cuando Vesper descubre una nave estrellada, procedente de la Ciudadela (una fortaleza para los "mejores y más destacados" de la sociedad), encuentra en ella el cuerpo inconsciente de Camellia (Rosy McEwen). Vesper decide cuidarla hasta que se recupere, con la esperanza de que esta misteriosa desconocida los ayude a salir de su dramática situación y les permita acceder a la utopía de la Ciudadela. Sin embargo, cuando su vecino Jonas (Eddie Marsan) revela sus propios planes malvados, Vesper debe encontrar una forma de revertir el apocalipsis.

Vesper transmite la sensación tangible de un mundo habitado, con un maravilloso diseño de producción y una dirección de fotografía consistentemente sorprendente, a cargo de Feliksas Abrukauskas. Estamos ante un planeta en ruinas, marcado por la decadencia y la destrucción, donde los tonos verdes oscuros de la podredumbre y el negro de la muerte lo invaden todo. Pero también hay una extraña sensación de belleza, un indicio de lo que se ha perdido. Entre tanta desolación, esto aporta un atisbo de esperanza, el germen de una idea: es posible un cambio para mejor.

En general, las interpretaciones de la película son magníficas. Chapman ofrece un trabajo creíble e imponente en el papel principal, con una dureza que contradice su edad. Con todo, también encarna la incertidumbre de una adolescente, y hay una cierta vulnerabilidad conmovedora en su actuación. McEwen también está excelente, y logra crear un aire de misterio que nunca resulta forzado. La interpretación de Marsan también es maravillosa, como siempre, en la piel de un villano con un encomiable sentido de ambigüedad moral, que aporta a toda la película un aire de gravedad.

Vesper está en deuda con la historia de la ciencia ficción y el cine de género, y muchos de los temas e imágenes de la película recuerdan a obras del pasado. Sin embargo, Buožytė y Samper se las arreglan para aportar un toque único a su trabajo, creando una historia inmersiva y que invita a la reflexión.

El éxito en festivales parece asegurado, especialmente en el circuito de eventos de género, donde sin duda será uno de los títulos más destacados. También es muy probable que funcione en salas de cine y VOD (aunque la película se beneficia de un visionado en pantalla grande). De hecho, ya se ha vendido a varios territorios, incluidos Reino Unido (Signature Entertainment) y Norteamérica (IFC Films).

Vesper es una producción de la lituana Natrix Natrix y la francesa Rumble Fish Productions, coproducida por la belga 10.80 Films y la gala EV.L Prod. La cinta ha sido producida con la colaboración de OCS, Wallimage, VOO y BeTV. La londinense Anton se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy