email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FANTASIA 2022

Crítica: A Life on the Farm

por 

- El tierno pero perturbador documental de Oscar Harding no escatima en funerales de gatos ni en esqueletos en tractores

Crítica: A Life on the Farm

Hay mucha provocación en A Life on the Farm, un pequeño documental proyectado en Fantasia de Montreal, que gira en torno a una misteriosa cinta VHS olvidada por un granjero de Somerset. “No sé por dónde empezar esta historia”, dicen al principio y otras personas se unen para advertir de la locura que estás a punto de ver. Podría resultar molesto, pero afortunadamente tienen razón.

El director Oscar Harding revisa un borroso recuerdo de la infancia una década después, y se encuentra con algo bastante inusual. El vecino de su difunto abuelo, Charles Carson, solía grabar su vida en la granja. ¿Por qué? Quién sabe. Aparentemente, para su propio entretenimiento, pero esto no es Todas las criaturas grandes y pequeñas. El trabajo de Carson era extraño, incluso macabro, y las personas que lo vieron lo describen como “oscuro, pero amablemente oscuro” o “una película de terror”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

También era hilarante, aunque Harding no tiene suficiente material para un largometraje y las rarezas de Carson se vuelven repetitivas. No solo grabó lo que ocurría en su vida: se divirtió con eso al principio. Los caballos se quitarían el sombrero y captó muchos partos de vacas (y hasta un primer plano de la placenta de una vaca) pero también escenificaba cosas, como el funeral de su gato, por ejemplo, donde puso regalos en la pequeña tumba de Paddy para que los otros gatos pudieran “presentar sus respetos” y luego, una vez satisfecho con el resultado, emitió su lema: “Así es la vida en la granja”. 

Todo esto suena lo suficientemente estrafalario como para resultar atractivo, pero hay más en esta historia: A Life on the Farm no solo es una película sobre una persona con un impulso creativo, sino también sobre el tipo de soledad que te come vivo. Carson perdió a su familia. Documenta la fragilidad y la vejez de sus padres, hasta su muerte, creando un cómic agridulce a partir de viejas fotografías. Alguien menciona que después del fallecimiento de su madre, la paseó por la granja durante tres días para que todos los animales de la granja pudieran despedirse. De alguna manera, la película entera trata sobre decir adiós, una y otra vez, hasta que ya no hay nadie de quién despedirse y nadie con quien compartir un “rato agradable en la granja”.

Estos elementos hacen que la película de Harding sea sorprendentemente triste, aunque la imagen de la madre fallecida de Carson, todavía sentada en su silla, recuerda mucho a Psicosis. “Un poco raro, supongo”, resume un vecino. Pero Harding —o las personas con las que habla sobre Carson, desde coleccionistas de VHS a un hombre descrito como “poeta y enterrador”— no se vuelve demasiado oscuro en esta historia. Basándonos en el final, más sentimental que inquietante, ya debe estar sentando las bases para una futura adaptación a la ficción más agradable para la mayoría. Pensándolo bien, Jim Broadbent estaría espléndido. 

A Life on the Farm ha sido producida por Oscar Harding, Edward Lomas y Dominik Platen, y es una producción de Sonderbar Pictures.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy