email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Competición

Crítica: Fairytale

por 

- Alexandr Sokurov vuelve con otra serie de reflexiones históricas en forma de lograda película experimental

Crítica: Fairytale

Se podría decir que la Segunda Guerra Mundial tuvo un final de cuento de hadas: dos de los villanos acabaron asesinados, el tercero se arrepintió y fue indultado, y los buenos ganaron y vivieron felices para siempre. Pero, ¿fue realmente tan simple? Según el último largometraje escrito y dirigido por Alexandr Sokurov, Fairytale [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, no lo fue. La película ha tenido su estreno en la competición principal del Festival de Locarno, lo cual tiene un gran peso simbólico, ya que el autor ruso se dio a conocer en el mismo lugar hace 35 años con La voz solitaria del hombre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Fairytale es en realidad una situación re-imaginada en la que cuatro hombres, figuras históricas en bandos opuestos de la Segunda Guerra Mundial, intentan atravesar la Puerta de Dios, custodiada por su predecesor imperial. Dos de los cuatro hombres estaban en el bando ganador durante la guerra, y los otros dos en el bando perdedor. Tres eran dictadores que abrazaron totalmente el socialismo, o al menos coquetearon con él en sus años de juventud, mientras que el cuarto es considerado un demócrata, pero en realidad fue un imperialista y tradicionalista. Estas personas son Adolf Hitler, Benito Mussolini, Yosef Vissarionovich Jugashvili (más conocido como Stalin) y Sir Winston Leonard Spencer Churchill, mientras que el “guardián” no es otro que el mismísimo Napoleón Bonaparte.

Dios los escucha a todos desde lo alto, la sombra de Vladimir Ilyich Ulyanov Lenin se cierne sobre al menos dos de ellos, que fueron más lejos en sus conexiones con las ideas del socialismo (las bromas entre Stalin y Mussolini son simplemente impagables), Churchill quiere recibir instrucciones de la Reina, mientras Hitler comparte y desarrolla sus ideas paranoicas. Ninguno de los cuatro puede abrir la puerta debido a sus diversos pecados, desde el deseo de poder absoluto hasta el flagrante antisemitismo, el amor propio desenfrenado, el imperialismo o simplemente inclinarse ante una autoridad superior que no sea Dios, pero nada de esto impide que lo intenten. Tal vez la clave se encuentra en la supuesta cita bíblica incluida al inicio de la propia película: “Estrangulaste a Satanás, portador de la pasión, con las divinas cuerdas de tu sufrimiento”. Sin embargo, ¿realmente ha sufrido alguno de los que provocaron semejante sufrimiento? ¿Les impide esto competir entre sí por diversas causas?

El concepto de ficción especulativa que reúne a diferentes figuras en el mismo contexto no es algo nuevo, y a nivel textual el cuento de hadas de Sokurov se parece un poco a la sátira política de Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, de Maurice Joly, pero con la diferencia fundamental de que Maquiavelo y Montesquieu podían mantener un diálogo, a pesar de vivir en siglos diferentes y defender distintas filosofías, mientras que los líderes mundiales del siglo XX no pueden comunicarse en la película de Sokurov, lo que a menudo tiene como resultado un diseño de sonido al estilo Altman, con monólogos superpuestos.

Tampoco hay novedades en lo que se refiere a la coherencia, ya que Fairytale se parece mucho a las obras de Sokurov en su enfoque ensayístico, basado en los pensamientos y reflexiones del autor. Por otra parte, la buena noticia es que la película es visualmente impactante e innovadora, debido a la singular idea del cineasta de representar a las figuras políticas, cada una de ellas en diferentes versiones (diferente edad, postura, vestimenta, etc.), empleando imágenes de documentales, informativos y material de archivo existente, colocándolas sobre fondos animados que parecen pinturas oscuras. Con una proporción de 4:3, una fotografía en blanco y negro y una granulación añadida, el aspecto de la obra recuerda a las películas del período expresionista, con actores de doblaje hablando en sus idiomas nativos, mientras que las opciones musicales (que van desde la monótona banda sonora hasta la música clásica y militar) acompañan perfectamente la atmósfera de la “trama”. Como sugiere el título, Fairytale es extraña y bastante innovadora, como es habitual en Sokurov.

Fairytale es una coproducción entre Rusia y Bélgica, producida por la compañía del propio Sokurov, Intonations.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy