email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Competición

Crítica: Stella est amoureuse

por 

- El séptimo largo de Sylvie Verheyde es una relectura vintage y amosférica de los años de su adolescencia, justo antes de una edad adulta que parece no ofrecerle muchas alternativas

Crítica: Stella est amoureuse
Flavie Delangle en Stella est amoureuse

Catorce años después de captar la atención internacional en el Festival de Venecia con su primer largometraje autobiográfico sobre la transición a la edad adulta, Stella [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, la cineasta francesa Sylvie Verheyde regresa con una secuela no oficial, Stella est amoureuse [+lee también:
tráiler
entrevista: Sylvie Verheyde
ficha de la película
]
, que sumerge al público en el frenesí disco de los 80. En esta ocasión, la cinta ha tenido su estreno en el Festival de Locarno. Se trata de una exploración amable y autorreflexiva de los conflictos de la juventud, centrada en el desarrollo personal de la protagonista, tras darse cuenta de que las artes y la cultura pueden ser más divertidas y gratificantes que pasar el rato en el bar de sus padres. Un descubrimiento que la salva de caer en excesos y adicciones, a pesar de ser una reina de la vida nocturna.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Stella, la protagonista de la primera película, se dirige hacia la edad adulta en Stella est amoureuse, abrumada por las emociones, con la cabeza en las nubes y perdida en sus sueños. Lee mucho y entabla amistad virtual con los personajes de Balzac, pero la escuela la aburre en extremo: “Aprender memorizando es absurdo, parecemos idiotas. Todo lo que hacemos es olvidar lo que sabemos. Para empezar, olvidamos que vamos a morir”. Este breve monólogo existencial, que encontramos al final de la película, ya insinúa que probablemente no se presente a su examen final, y también ofrece una crítica sutil sobre el sistema educativo, sin atacarlo directamente. Stella pasa las noches en el legendario club parisino Les Bains Douches, soñando despierta, donde conoce a su oscuro objeto de deseo: un atractivo y seductor bailarín negro, que hace mucho más que despertar su sexualidad, estimulando su impulso intuitivo de bailar. Sumergida en un mundo lleno de música, la joven encuentra la forma de expresarse a través del lenguaje corporal. En este sentido, la comunicación en Stella est amoureuse se da principalmente a través de movimientos, miradas y silencios compartidos.

Es reconfortante ver una película iniciática sobre dudas existenciales y confusión emocional, alimentada por cambios hormonales, sin que todo acabe ensombrecido por el abuso de alcohol/drogas, el sexo rápido y la pérdida de sentido. Aunque la vida de Stella, que vive con un padre inestable (una gran interpretación del actor y cantante Benjamin Biolay), que ha dejado a su insegura madre, no está libre de problemas, y a pesar de que el escenario principal de la película es un lugar donde abundan los comportamientos de riesgo, lo cierto es que la curiosidad de Stella por la vida la mantiene en el buen camino, contra todo pronóstico. La actriz no profesional Flavie Delangle transmite la exuberancia genuina del personaje de forma instintiva, dejándose llevar en lugar de actuar. A través de sus pensamientos y sentimientos íntimos, que acompañamos a un ritmo pausado, en el contexto de los también relajados años 80, nos embarcamos en un viaje encantador y un tanto nostálgico a una época en la que la juventud todavía era un período de riesgo, aunque no tan amenazado por estímulos externos.

La estructura circular de la película termina justo donde empezó: unas vacaciones junto al mar en la soleada Italia, lo que sugiere que se han pospuesto las decisiones cruciales de la vida. A nivel emocional, la dirección de fotografía delicada y observacional de Léo Hinstin, que emplea filtros suaves y luces tenues, refuerza las expectativas borrosas que rodean el futuro del personaje, potenciando todavía más una historia emocionante.

Stella est amoureuse es una producción de la francesa Atelier de production, mientras que WTFilms se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy