email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Cineasti del presente

Crítica: É noite na América

por 

- La artista y directora brasileña Ana Vaz nos invita a fijarnos en el mundo animal que vive en nuestras ciudades y en la convivencia entre especies, habitualmente difícil

Crítica: É noite na América

Dominado por un intrigante efecto nocturno y grabado en 16 mm, el primer largometraje de la artista y directora brasileña Ana Vaz da rienda suelta a algo muy especial que combina el suspenso típico de las películas de terror, el fuerte radicalismo de los westerns y la poesía visual de una instalación de arte contemporáneo. É noite na América [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, una especie de fábula urbana y ecológica que recuerda al universo de Edgar Allan Poe, presentada en la sección Cineasti del presente del Festival de Locarno y que también recibió una mención especial del nuevo Pardo Verde WWF (ver la noticia), juega con la oscuridad donde se refugian las especies animales que luchan por la supervivencia. Lejos del caos de la ciudad que se traga todo, la directora graba auroras y crepúsculos con maestría, evitando aventurarse en la luz del día.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El juego de sombras que domina cada fotograma de É noite na América revela un universo a menudo desconocido para nosotros, el de los animales que habitan los pocos espacios verdes que hay en nuestras ciudades y que suelen tener problemas: atropellados por coches, atrapados en jardines privados, domesticados por un espacio urbano que los hace sufrir. Sin recurrir a una puesta en escena estudiada, la cámara explota su potencial al máximo: zooms que se acercan a los protagonistas curiosos y distantes, planos panorámicos y secuencia para “espiar” lo que esconde el bullicio de la ciudad.

En un ir y venir de primeros planos de las especies animales –osos hormigueros, boas constrictor, búhos, lobos de crin y capibaras que la metrópoli brasileña (Brasilia) está devorando-- y planos panorámicos de una ciudad cuyos habitantes parecen hormigas diminutas, Ana Vaz compone una ecosinfonía política: mención especial para la poderosa banda sonora de Chico Bororo y el diseño de sonido de Ana Vaz, Nuno da Luz y Erwan Kerzanet. Los protagonistas de la película, ciudadanos invisibles de ciudades que los ignoran, recuperan su dignidad gracias a la mirada benevolente del director. Los primeros planos de los animales que a menudo miran a una cámara cuya existencia ignoran nos hace preguntarnos quién espía a quién, revirtiendo los roles establecidos y dando a los animales el papel de observadores y a nosotros el papel de observados.

Como enfatizó la directora y artista, el objetivo de sus trabajos es “redefinir constantemente nuestra perspectiva, reconsiderar nuestro lugar, reconfigurar nuestra relación con lo que nos rodea, con los que viven dentro de nosotros, con nuestra animalidad, con otra temporalidad, otras razas y todos los “otros” que viven dentro de nosotros”, una desviación de la norma que se convierte en el leitmotiv de su película.  

É noite na América está estructurada como una partitura musical. Empieza con una obertura impactante: un vertiginoso travelling circular sobre una ciudad con tonos crepusculares, la cámara se centra en los animales que viven en la oscuridad urbana. Las dos realidades parecen vivir de forma independiente. La película investiga el mundo animal hasta revelar todos sus detalles. Luego, llega el turno de los humanos, grabados esta vez desde arriba, como presencias mundanas. Estos dos mundos solo se encuentran en un tercer acto: un grupo de monos cruza peligrosamente la carretera, los rescatadores se comunican por radio, una nutria lucha en un zoológico. Al final, la película termina con un contacto real entre humanos y animales representado por la intervención de un veterinario y un rescatador de capibaras. Todos se preguntan si estos animales serán capaces de volver a su estado natural y salvaje. La majestuosa cascada del final de la película parece sugerir la necesidad de romper con el antropocentrismo habitual abrazando un encuentro y un diálogo saludables entre humanos, animales y plantas.   

É noite na América ha sido producida por la Fondazione In Between Art Film (Italia) junto con la compañía francesa Spectre Production y la compañía brasileña Pivô.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy