email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2022 Competición

Crítica: Los reyes del mundo

por 

- Con su segundo largometraje Laura Mora Ortega se confirma como uno de los grandes talentos del panorama latinoamericano contemporáneo

Crítica: Los reyes del mundo

La directora colombiana Laura Mora Ortega ya impactó en el Festival de San Sebastián en 2017 con Matar a Jesús, ópera prima que le valió el Premio de la Juventud. Ahora vuelve con Los reyes del mundo [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, compitiendo en la sección oficial por la Concha de Oro. Se trata, sin duda, de un trabajo sobresaliente. Más que una película es un cuento alucinado, tan cruel y doloroso como arrebatadoramente bello. Rá, Culebro, Sere, Winny y Nano son los reyes del título. Se trata de un grupo de niños de la calle de Medellín, que dejan atrás la metrópoli para adentrarse en las profundidades de la selva colombiana. Su objetivo es encontrar las tierras que pertenecen a uno de ellos, heredadas de una abuela que se vio obligada a huir por la intensa violencia que asoló el lugar, y que ahora vuelven al joven a través del programa de restitución de tierras del gobierno.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Este grupo de cinco amigos conforma una peculiar familia, unida por el desprecio y el abandono del resto del mundo y por las ansias de vivir que incendian sus cuerpos y sus almas. Los chavales se mueven como pez en el agua en las calles de Medellín, se hacen fuertes frente a la atroz realidad que les ha tocado vivir y se contagian mutuamente de entusiasmo. En su huida hacia el interior de la selva, la cámara los sigue atentamente y parece convertirse en una criatura más, infectada por las mismas emociones que los chavales. Trepidante y enérgica cuando los cinco amigos dan rienda suelta a sus emociones más instintivas, y reposada y atenta cuando el grupo se calma.

La abrumadora belleza de la selva colombiana es capturada en toda su esencia. La luz, el sonido y un uso sutil de la música consiguen crear una atmósfera densa que nos transporta a ese lugar alucinante, tan radicalmente hermoso como amenazante. A lo largo de su travesía los amigos se encuentran con diferentes personajes, que les ayudan a seguir adelante, pero siempre advirtiéndoles de lo peligroso de la empresa en la que están inmersos. Especialmente conmovedor es el encuentro entre los chicos y unas prostitutas en una casa en mitad de la nada. Las mujeres bailan abrazando con ternura a los chavales, a los niños. Y ellos disfrutan de ese amor femenino, del abrazo cálido y voluptuoso, igual que un bebé recién nacido lo haría en los pechos de su madre.

A lo largo de todo el metraje de Los reyes del mundo, se evidencia que su autora sabe de lo que habla, que el territorio que filma no le es ajeno y que la realidad de sus protagonistas no se aleja en exceso de la suya propia. Partiendo de este compromiso honesto, Mora consigue sacar oro del trabajo de los cinco jóvenes, con los que resulta imposible no encariñarse a lo largo del viaje. Pasa lo mismo con el paisaje y con el resto de seres que atraviesan la película. Al final queda la sensación de haber presenciado una obra mayor, un retrato de un lugar y un tiempo tan exhaustivo y certero como poético y conmovedor.

Los reyes del mundo es una producción de las colombianas Ciudad Lunar y La Selva Cine, con la luxemburguesa Iris Productions, la francesa Tu vas voir, la mexicana Talipot Studio y la noruega Mer Film. Film Factory Entertainment se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy