email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2022 Competición

Crítica: El prodigio

por 

- El nuevo trabajo de Sebastián Lelio supone una novedad en su filmografía, nos regala otro gran trabajo de Florence Pugh y la revelación del joven pero inmenso talento de Kíla Lord Cassidy

Crítica: El prodigio
Florence Pugh en El prodigio

La nueva película de Sebastián Lelio le trae por primera vez a la lucha por la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. El director chileno regresa cuatro años después de su último trabajo y lo hace acompañado de una de las grandes estrellas del momento, nada más y nada menos que Florence Pugh. Con El prodigio [+lee también:
tráiler
entrevista: Sebastián Lelio
ficha de la película
]
, el chileno explora por primera vez el cine de época apoyándose en la novela homónima de Emma Donoghue. La adaptación cinematográfica de esta apasionante historia nos lleva a la Irlanda de mediados del siglo XIX. En un pequeño pueblo se da a conocer la historia de Ana, una niña que lleva meses sin comer absolutamente nada pero que sigue milagrosamente viva.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La apertura de la película es cuanto menos curiosa. En una nave industrial vemos una serie de decorados construidos sobre andamios mientras una voz en off nos invita a adentrarnos en la historia que nos quiere contar, pidiéndonos que creamos en ella con la misma pasión con la que lo hacen las personas que trabajaron para darle forma. Enseguida entramos con la cámara en los decorados, encontrándonos frente a frente con Lib, el personaje principal al que da vida con brillante solidez Pugh. Lib es una enfermera inglesa a la que las autoridades del pueblo en el que Ana vive contratan, su misión es acompañar a la niña para poder dar fe de los extraordinarios acontecimientos que ocurren en el lugar.

En un principio Lelio exige paciencia al espectador, los acontecimientos se desarrollan a ritmo pausado, el mismo que rige la vida de los habitantes del pequeño pueblo en el que se sitúa la acción. El proceso de exploración de la realidad que la película plantea lo hacemos acompañados de su protagonista. Pronto entendemos que Lib es una mujer poco crédula, con un pasado difícil que le hace tener los pies en la tierra y querer encontrar la verdad que se esconde detrás de un supuesto milagro en el que no confía en ningún momento. Es mejor no contar nada más y dejar que cada espectador desentrañe por sí mismo el misterio que la película plantea.

Es justo destacar las cualidades de un film cuya narración funciona con gran precisión y que se antoja mucho más clásica a nivel formal que los anteriores trabajos del chileno. Quizás lo más sobresaliente a nivel técnico sea la deslumbrante fotografía de Ari Wegner, que impresiona una vez más después de su reciente nominación al Oscar por su desempeño en El poder del perro [+lee también:
crítica
ficha de la película
]
.

Concluyamos destacando una vez más el trabajo de Florence Pugh, que no deja de encadenar trabajos excelentes en películas de gran calidad. Entre los secundarios nombres como Toby Jones o Tom Burke encuentran en sus personajes vehículos perfectos para mostrar sus capacidades. Pero sin duda la revelación es la joven Kíla Lord Cassidy, que en la piel de la milagrosa Ana regala todo un recital interpretativo, solo al alcance de los talentos más superdotados.

El prodigio es una producción de la irlandesa Element Pictures y la británica House Productions y podrá verse en todo el mundo a través de Netflix.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy