email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2023 Premieres

Crítica: Passages

por 

- La película aparentemente sencilla de Ira Sachs es una mirada reflexiva, generosa y realista a cómo las personas cambian pero siguen siendo iguales

Crítica: Passages
Adèle Exarchopoulos y Franz Rogowski en Passages

Las películas de Ira Sachs siempre han tenido lugar en un mundo parecido al nuestro, pero con un estilo ligeramente exagerado, más fluido que la realidad. Sin embargo, sus personajes no son ángeles; sus defectos y cualidades complejas hacen que su obra sea profundamente humana. Con Passages, presentada en Sundance, el cineasta estadounidense parece regresar a los dramas discretos por los que es más conocido. No obstante, aunque la película transmite una evidente continuidad con respecto a obras anteriores, también se diferencia de ellas. Mientras que Frankie [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ira Sachs
ficha de la película
]
y otras obras recuerdan al cine de Éric Rohmer, Passages evoca el de Maurice Pialat, con su realismo más fluido y sardónico. Un estilo que encaja a la perfección con la sensibilidad de Sachs.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La secuencia inicial parece subrayar deliberadamente esta transición hacia un nuevo tipo de realismo: vemos a Tomas (Franz Rogowski) colocando a sus actores para una escena de la película que está dirigiendo. A continuación, como para alejarse todavía más del mundo del cine, la siguiente escena no empieza con Tomas, sino con un grupo de jóvenes que han trabajado en su película, visiblemente aburridos en la fiesta de fin de rodaje. Passages está llena de este tipo de yuxtaposiciones inteligentes e irónicas, que extraen con delicadeza la comedia de sus personajes, que se encuentran en diferentes etapas de sus vidas, con prioridades e intereses diferentes. Incluso Martin (Ben Whishaw), el marido de Tomas, se cansa pronto de la fiesta y se va a casa, dejándole solo en la pista de baile.

Tomas conoce a Agathe (Adèle Exarchopoulos), que también trabajó en su película, y lo que empieza como un inocente baile acaba en una noche de amor. Cuando Tomas le cuenta a Martin este emocionante desarrollo de los acontecimientos, este reacciona de la manera más británica posible: cambiando de tema y abandonando la habitación. Los tres miembros de este triángulo amoroso parecen clichés del artista gay alemán, el inglés reservado y la francesa liberada, pero Sachs y su coguionista Mauricio Zacharias reconocen el carácter cómico de este escenario. Aun así, logran darles vida tomándoselos en serio. Visualmente, esto se traduce en las interpretaciones de tres de los mejores actores de su generación, cada uno en un papel que aprovecha al máximo sus talentos únicos: La presencia y fisicalidad de Rogowski, las expresiones sutilmente calculadas de Whishaw y la mezcla de inocencia y fuerza de Exarchopoulos. Esta generosidad hacia los personajes también se refleja en la forma en que la película se deleita viéndolos existir: la directora de fotografía Josée Deshaies logra que cada imagen no sea simplemente hermosa, sino que también ayude a dar vida a todo el cuerpo de los actores, desde la forma en que se mueven a través del espacio hasta sus pequeños gestos y miradas. La montadora Sophie Reine deja que sean ellos, sus movimientos y emociones, los que dicten la forma de una escena, y no al revés.

La película es irresistible en todo momento, pero Sachs también construye, con una gracia impresionante, un arco narrativo creíble para estas tres personas que se encuentran en una encrucijada. Los deseos y expectativas que no coinciden pueden ser divertidos, pero también desgarradores, y lo que podría haber sido una comedia de costumbres tranquilizadoramente mundana sobre gente que experimenta con diferentes estilos de vida se convierte en un relato agridulce sobre grandes esperanzas, buen sexo, dolorosas decepciones y decisiones difíciles. La historia podría haber caído fácilmente en el melodrama barato, pero Sachs le hace justicia al no exagerar ni atenuar la importancia de lo que está en juego. Su respeto tanto por sus personajes como por su público, su honestidad y valentía como cineasta, hacen de Passages una de sus mejores películas hasta la fecha y la obra de un artista en el sentido más puro de la palabra.

Passages es una producción de SBS Films Productions (Francia). SBS Films International se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy