email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2023 Competición World Cinema Documentary

Crítica: Twice Colonized

por 

- El primer largometraje documental de Lin Alluna, sobre la abogada inuit groenlandesa y activista pro derechos humanos Aaju Peter, es poderoso y emotivo, aunque a veces desequilibrado

Crítica: Twice Colonized

La abogada inuit groenlandesa Aaju Peter es una figura singular en la lucha por los derechos de los pueblos indígenas en el Ártico, que trabaja para derogar la prohibición de los productos derivados de la foca aprobada por la UE, una medida que arrasó la economía de su pueblo, y para establecer un foro indígena permanente en la Unión Europea. Además de todo esto, la mujer debe enfrentarse a problemas personales y una tragedia. Peter es la protagonista, y la guionista, del primer largometraje documental de la directora danesa Lin Alluna, Twice Colonized [+lee también:
entrevista: Lin Alluna
entrevista: Lin Alluna
ficha de la película
]
, que acaba de tener su estreno mundial en la Competición World Cinema Documentary de Sundance.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
tourmaletfilms_rotterdam

La historia personal de Peter se solapa a lo largo de la película con sus luchas políticas, pero la directora y el montador Mark Bukdahl (Last and First Men [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
) nos presentan primero sus aspectos más íntimos. Nacida en Groenlandia y educada en Dinamarca, la protagonista es dolorosamente consciente del proceso de occidentalización al que fueron sometidos ella y otros inuits. En ese sentido, sus observaciones sobre la colonización y la opresión son agudas e intransigentes.

Al regresar a Groenlandia en 1981, conoció a un inuk canadiense con el que se mudó a Nunavut, en el norte del país, donde vive desde entonces. Su actual novio, un hombre blanco, la maltrata, pero ella no es capaz de abandonarlo a pesar de su fuerza exterior y su actitud sensata.

La tragedia llega cuando su hijo se suicida. Es un hecho que los jóvenes indígenas tienen las tasas de suicidio más altas de casi todos los países, y este es uno de los temas en los que se centra su lucha por los derechos humanos, pero primero debe atravesar su proceso de duelo y sanación, por lo que se traslada a su pueblo natal con su hermano. Tras este segmento central, extrañamente breve, oscuro y relativamente poco comunicativo, la mujer recupera su energía y empieza a escribir un libro titulado Twice Colonized, volviendo a hacer campaña de forma mucho más activa.

Sin embargo, la segunda mitad de la película resulta apresurada y fragmentada, especialmente comparada con la fluida y emotiva primera parte. Peter viaja para hablar con otros pueblos indígenas y para reunirse con parlamentarios daneses (que no se muestran demasiado acogedores), lo que se presenta mediante fragmentos muy cortos que se alternan rápidamente. Su discurso en la sede de la UE en Bruselas parece ser un gran éxito, pero solo vemos una pequeña parte. Tenemos la sensación de que la cineasta podría haber alargado la película otros 15 minutos, con su cautivadora y dramática narrativa y su poderosa protagonista.

En su forma actual, las dos dimensiones de la historia de Peter no están idealmente equilibradas, pero este problema se ve compensado hasta cierto punto por el gran interés del tema principal y las numerosas cuestiones íntimas y políticas, llenas de matices, que despertará en el público. Además, el inspirado trabajo de cámara de la directora de fotografía Iris Ng (Stories We Tell), junto a Glauco Bermúdez y David Bauer, resulta a menudo impresionante, con sus planos amplios de paisajes helados en el Ártico y sus primeros planos con ángulos extraños que captan el extraordinario rostro de Peter.

Por otra parte, el aspecto creativo más original es la música de Olivier Alary y Johannes Malfatti, y la forma en que Alluna y Bukdahl la utilizan. Una mezcla de canto gutural, percusión y cuerdas que surge de repente, como ráfagas cortas, para llamar nuestra atención en ciertos momentos, mientras que en otros casos funciona igual de bien como acompañamiento dramático.

Hay algunos segmentos cortos, ficticios y oníricos, diseñados para representar la lucha interior de Peter, y otros filmados en Super-8 que simbolizan su occidentalización en Dinamarca. Estos fragmentos suponen una grata incorporación a la atmósfera general, y podrían haberse utilizado en mayor medida.

Twice Colonized es una coproducción entre Ánorâk Film, una compañía ubicada en Dinamarca y Groenlandia, y las canadienses EyeSteelFilm y Red Marrow Media. Autlook Filmsales gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy