email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2023 Competición

Crítica: Las chicas están bien

por 

- La ópera prima de Itsaso Arana es una película bella y emocionante sobre el cine como espejo y memoria de vida

Crítica: Las chicas están bien
Helena Ezquerro, Bárbara Lennie, Irene Escolar, Itsaso Arana e Itziar Manero en Las chicas están bien

Una semana de verano, cuatro actrices y una escritora se van a un pueblo apartado del mundo para ensayar una obra de teatro, una historia de época con princesas y vestidos del siglo XVII. A lo largo de esos días de convivencia, las chicas se irán conociendo y compartiendo su intimidad a través de sus personajes y las ideas que propone la obra. Este es el planteamiento de Las chicas están bien [+lee también:
tráiler
entrevista: Itsaso Arana
ficha de la película
]
, la ópera prima de la cineasta Itsaso Arana, protagonizada por Bárbara Lennie, Irene Escolar, Itziar Manero, Helena Ezquerro y la propia directora, y presentada a Competición en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Hot docs EFP inside

Las chicas están bien es un cuento con otra ficción dentro a manera de espejo. Un cuento de verano con princesas, vestidos pomposos, una casa de campo, un antiguo molino, un río, un fuego nocturno, una verbena de pueblo, cartas, un sapo y un príncipe despistado, confesiones y reflexiones sobre las cosas de la vida. Una película en la que la fantasía se cruza con la realidad, elementos de época con otros actuales, el presente con el pasado y el futuro. Con ello, inevitablemente, la película recuerda al cine de Éric Rohmer, no solo a sus “Cuentos de las cuatro estaciones”, también a sus otros ciclos y adaptaciones literarias. A través de un planteamiento sencillo, desde cierta ligereza (y humor) en el tono y en la forma, la película de Itsaso Arana consigue tener profundidad, hablar de la complejidad de asuntos como el amor, la amistad, el deseo, la maternidad, el proceso de crecer, el paso del tiempo, la soledad, la belleza y sus relaciones contradictorias con la tristeza y el dolor, la pérdida, la muerte, el oficio de actuar y escribir.

Uno de los grandes aciertos de la directora reside en la decisión de abordar esos temas a partir de las propias historias de vida de las actrices que protagonizan la película, de explorar y mostrar esa complejidad a través de sus vivencias y puntos de vista. De esa forma, la película consigue tener verdad, transmitir una naturalidad y una emoción difíciles de lograr. A pesar de cierto coqueteo con lo pueril y cursi, de su punto naíf, los sentimientos y pensamientos que se cuentan resultan creíbles, no hay impostura en esa revelación de intimidad, me creo y a veces me emocionan los conflictos de las protagonistas, sus inquietudes, dudas y dilemas. También hay complicidad entre las actrices, se percibe esa familiaridad única de la amistad. Con ello, la película tiene cierta condición de conversación, a partir de las palabras de los personajes, abre un diálogo interior con el espectador.

En realidad, Itsaso Arana no cuenta nada nuevo en su ópera prima, pero lo hace de una forma personal y reveladora, logrando algo también muy difícil: acercarse a la película que parece pretender. A través de una estética y una puesta en escena con materiales clásicos y modernos, de la minuciosidad en el detalle y de una imagen estilizada, Arana crea un espacio fílmico propio. Pero esa forma visualmente lograda no queda vacía; en su fondo, la película también llega a los lugares que se propone, aunque su concreción o algunos de ellos sean inesperados.

“Tengo un trabajo extraño y hermoso. Antes me sobrecogía la idea de que las películas que he hecho me van a sobrevivir y sin embargo ahora que existes es tan bonito pensarlo. Las películas son también cartas al futuro”, dice Bárbara Lennie embarazada en un momento conmovedor de la película. Ahí está la magia de Las chicas están bien, en momentos que de forma muy sencilla dicen toda una verdad. De ese modo, Itsaso Arana crea una película bella y emocionante sobre la ficción y la realidad, sobre el cine como espejo y memoria de vida.

Las chicas están bien es una producción de Los Ilusos Films, que Bendita Film Sales vende al extranjero y Elastica Films distribuirá en España el próximo 25 de agosto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy