email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2023 Orizzonti

Crítica: City of Wind

por 

- VENECIA 2023: Lkhagvadulam Purev-Ochir impresiona con su primer largometraje, que investiga lo que les sucede a las almas de los jóvenes en Ulán Bator, la capital mongola

Crítica: City of Wind
Tergel Bold-Erdene (izquierda) en City of Wind

Crecer es una tarea difícil en cualquier parte. No obstante, reconocer las circunstancias específicas presentes en el paso a la edad adulta nos permite mirar más allá de los tópicos y reconocer toda la violencia presente en ese momento tan decisivo. En City of Wind [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, ópera prima de la directora mongola Lkhagvadulam Purev-Ochir, Ze (Tergel Bold-Erdene) se enfrenta a lo mismo que cualquier otro joven de 17 años, pero lo sentimos tan intensamente como si nuestro propio destino pendiera de un hilo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_register_2024_innerMai

Sería un error suponer, a partir de esta descripción, que la película, estrenada en la sección Orizzonti del Festival de Venecia, es de algún modo sentimental. Al contrario: una de las razones por las que nos importa tanto es el retrato honesto que hace Purev-Ochir de la vida de Ze y sus contradicciones, aunque al principio no parezca tan anclada en la realidad. Comenzamos en una yurta, donde una figura masculina vestida con atuendos tradicionales le habla con voz gutural a un anciano que busca el consejo de este “espíritu”. A medida que la cámara recorre lentamente los rostros de todos los presentes, los escrutamos en busca de algún signo de escepticismo. Pero no hay ninguno, y pronto nos sentimos atrapados por el poder de este ritual. Sin embargo, antes de que esta sensación se apodere completamente de nosotros, la ceremonia termina y la máscara cae. Bajo el atuendo no había un adulto, sino un niño, Ze, que no parece más místico que el resto de los presentes.

La dinámica central de la película es precisamente la coexistencia de hechos y realidades concretas con este misticismo, pero Purev-Ochir mantiene un control firme y delicado sobre la película, dejando que sean los personajes, en lugar de cualquier alarde de dirección, quienes la guíen hacia donde tiene que ir.

De hecho, el enfrentamiento entre espiritualidad y racionalidad implica también la cuestión del poder, mientras la historia traza los intentos de Ze por hacerse cargo de su propia vida. Al principio, es un estudiante modelo y un hijo obediente, que trabaja duro en la escuela y durante las ceremonias chamánicas en las que participa toda su familia. Cuando se trata de este trabajo, todos se comportan como socios, aunque la madre pide con frecuencia a los espíritus que protejan a sus seres queridos. Está claro que no pueden ser tachados de hipócritas.

Se trata de un equilibrio incómodo que se desmorona cuando Ze conoce a Maralaa (Nomin-Erdene Ariunbyamba), una chica que está a punto de ser operada del corazón y a la que su madre obliga a participar en una ceremonia chamánica. Cuando la cámara escruta su rostro, vemos dudas, incluso incredulidad. La joven se enfrenta a Ze y, para gran confusión del chico, este tiene sueños húmedos con ella la noche siguiente.

Ze es un chamán, pero también un chico normal, y Purev-Ochir sobresale a la hora de retratar el florecimiento del romance entre él y Maralaa sin atenuar ni exagerar la profundidad de su amor adolescente. Su alegría reside en cosas simples, como pasar tiempo en el centro comercial o teñirse el pelo juntos. Al centrarse en la crisis de conciencia de Ze, Purev-Ochir se toma muy en serio los desafíos a los que se enfrenta, no solo en lo que se refiere a su fe, sino también los que afectan a todos los niños cuando se hacen mayores. ¿Qué tipo de vida quieres vivir? ¿Basada en qué valores? Es un enigma que puede resultar especialmente intenso en Ulán Bator, retratada como una ciudad despiadada donde a los estudiantes solo se les valora por su potencial para convertirse en directores ejecutivos de empresas. Aunque, a decir verdad, pocos son los lugares que no tratan a sus hijos de la misma forma hoy en día.

City of Wind es una producción de Aurora Films (Francia), Uma Pedra no Sapato (Portugal), Volya Films (Países Bajos), 27 Films Production (Alemania), Guru Media (Mongolia) y VOO by Mobinet (Mongolia). Best Friend Forever se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy