email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2024 Generation

Crítica: Maydegol

por 

- BERLINALE 2024: La iraní Sarvnaz Alambeigi firma un áspero y emotivo documental sobre una afgana de 19 años exiliada que practica el muay thai y que busca desesperadamente la libertad

Crítica: Maydegol

“Toda la gente que nos transmite malas vibraciones, que no cree en nosotros, en nuestra capacidad para cumplir nuestros sueños, tenemos que deshacernos de ellos”. Dos jóvenes recogen piedras del suelo, proyectan mentalmente en ellas todo lo negativo de sus difíciles vidas y luego las lanzan lo más lejos posible. Después se ríen. Estamos en Irán, pero ellas son dos chicas afganas que viven una incómoda situación de exilio, una condición que parece interesar especialmente al cine iraní actual, como vemos en In the Land of Brothers [+lee también:
crítica
entrevista: Raha Amirfazli, Alireza Gh…
ficha de la película
]
(ganadora del premio a la mejor dirección en Sundance el pasado mes de enero). Es un tema que la directora Sarvnaz Alambeigi (que se dio a conocer por primera vez con 1001 Nights Apart) ha decidido abordar en forma de retrato documental con la amarga y conmovedora Maydegol, proyectada en la sección Generation 14plus de la 74.ª Berlinale.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A sus 19 años, Razieh es intrépida y no duda en llamar a todas las puertas en busca de otro empleo (y no está dispuesta a escuchar que cualquier trabajo es “cosa de hombres”), además de los dos que ya tiene en un huerto y una granja de setas. Al mismo tiempo, le gusta golpear cosas en el gimnasio, donde entrena hasta el fracaso, soñando con entrar en el equipo nacional afgano de muay thai. En lo que se refiere a recibir golpes, desgraciadamente la joven tiene mucha experiencia, ya que fue víctima (al igual que el resto de su familia, compuesta de ocho miembros, incluida su madre) de un padre violento. En resumen, su vida no es un camino de rosas (de hecho, al final de la película descubrimos que Maydegol significa “flor rota”). Con todo, Razieh persiste, porque tiene que encontrar una salida (“Aquí no tengo esperanza, ni vínculos, ni familia, ni amigos”), atrapada en una cotidianidad en la que los refugiados afganos son condenados al ostracismo, privados de una identidad legal y de un país natal en el que los talibanes tienen el control, lo que no es buena señal. ¿Qué puede hacer? ¿Casarse? ¿Luchar? Como dice su entrenador: “Es una lucha de poder. Un paso atrás es una señal de miedo. Recibir golpes no importa mucho en el boxeo tailandés, lo que cuenta es controlarse, dominar al adversario”. Nada de esto es fácil. ¿Conseguirá Razieh labrarse un futuro? 

El documental sigue de cerca a su protagonista, que es como una Rosetta afgana, siempre en movimiento, a través de las numerosas conversaciones que mantiene con sus seres queridos (chicas de su edad que comparten sus preocupaciones y la misma esperanza de escapar a la maldición de un destino difícil), en el ring y cuando está a solas (en el transporte público, o caminando por las calles en la noche oscura junto a perros callejeros). Sorteando el problema de las cosas que la cámara no puede captar (como la violencia doméstica) con un hábil trabajo de ambiente sonoro fuera de campo, Maydegol resulta ser una inmersión documental femenina poco frecuente en Irán, filmada con un estilo crudo y lleno de resonancias muy conmovedoras (“no pertenecemos a nada”) sobre el valor y la resistencia necesarios para enfrentarse a la dureza del mundo. 

Maydegol es una producción de la compañía germano-iraní de la propia directora, Rabison Art Production, coproducida por la francesa Noori Pictures. La británica Taskovski Films se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy