email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2024 Competición

Crítica: The Devil’s Bath

por 

- BERLINALE 2024: El dúo de directores formado por Veronika Franz y Severin Fiala se sumerge en la torturada mente de la mujer de un granjero en el s.XVIII

Crítica: The Devil’s Bath
Anja Plaschg en The Devil’s Bath

Nos encontramos en un pequeño pueblo de la Alta Austria, en el año 1750. Una mujer coge en brazos a un bebé que llora y se lo lleva de paseo por el verde impenetrable del bosque, a lo largo de un arroyo cristalino que serpentea entre las rocas y la tierra, hasta llegar a una estruendosa cascada. Una vez allí, sin pestañear, la mujer deja caer al bebé. Sin embargo, la película no se detiene en este momento. En la siguiente escena, la mujer llama a las puertas de la iglesia. Tiene que confesar un asesinato. La siguiente vez que la vemos, su cadáver yace tendido sobre el valle, como una advertencia para que nadie se aparte de la rectitud religiosa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Hot docs EFP inside

¿Qué ha ocurrido? El dúo de directores austriacos Veronika Franz y Severin Fiala, cuya película The [+lee también:
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
Devil's [+lee también:
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
Bath [+lee también:
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
se proyecta en Competición en la 74.ª Berlinale, no ofrece respuestas de inmediato. En su lugar, la atención se centra en la protagonista, Anges (Anja Plaschg), una joven sensible con un profundo sentido de la espiritualidad. Cuando la conocemos, está a punto de casarse con Wolf (David Scheid), el hijo de la granjera Gänglin (Maria Hofstätter). Al tratarse del segundo hijo, con poco que heredar, está claro que su matrimonio estará marcado por las penurias, la lucha contra los elementos y la tradición. Por un lado, estas tradiciones mantienen viva la comunidad, pero exigen la maternidad y el sometimiento de la esposa.

Tras unos primeros momentos bañados por la cálida luz del sol, como un recuerdo fugaz y feliz, los directores comienzan a oscurecer el ambiente. La naturaleza, un laberinto de árboles, piedras y cruces de ríos, se convierte en un amenazador antagonista que rodea a Agnes, creando un espacio claustrofóbico y asfixiante. Las expectativas puestas en ella, la negativa de Wolf a tocarla y las constantes críticas de su suegra comienzan a erosionar su bienestar mental y físico. Las cabezas empiezan a girarse a su paso y la gente murmura: Agnes no consigue encajar. La asesina del principio, con cuyo cadáver tropieza en el campo, se convierte en una fascinación morbosa, una fantasía escapista.

No obstante, la Iglesia sigue teniendo un fuerte control sobre la gente, y el suicidio es un pecado mortal para el que no hay absolución. Agnes tendrá que dar un paso radical para liberarse de su situación. Aunque parece fácil identificar la fuente del sufrimiento de Agnes en su entorno, Franz y Fiala se abstienen de crear un antagonista claro. Su fascinación reside en arrojar luz sobre los pobres, los analfabetos y las mujeres, cuyas historias rara vez se cuentan.

Al trabajar con registros históricos, los cineastas no solo firman un retrato de una época pasada, sino que también llaman la atención sobre un oscuro capítulo de la historia, cuyo patrón no solo se encuentra en el rural austriaco, sino que puede localizarse en toda Europa. Al mismo tiempo, especialmente en los inolvidables minutos finales, la cinta se convierte en una dura reflexión sobre el dogmatismo, la supuesta salvación que ofrece y el restrictivo corsé de las normas que conducen a la tragedia.

The Devil’s Bath se quedará grabada en la retina del espectador durante un tiempo. Es un drama que se nutre del rico bagaje de terror de Franz y Fiala al mismo tiempo que se emancipa del género por el que se hicieron famosos. La inabarcable extensión de la historia femenina sigue siendo un espacio en blanco, un trauma borrado durante siglos, y The Devil’s Bath pretende arrojar luz sobre una fracción significativa de la misma.

The Devil’s Bath es una producción de las austriacas Ulrich Seidl Filmproduktion y Heimatfilm, vendida por Playtime.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)


Galería de fotos 21/02/2024: Berlinale 2024 - The Devil's Bath

11 fotos disponibles. Desliza hacia la izquierda o la derecha para verlas todas.

Veronika Franz, Severin Fiala, Anja Plaschg, David Scheid, Maria Hofstatter
© 2024 Dario Caruso for Cineuropa - dario-caruso.fr, @studio.photo.dar, Dario Caruso

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy