email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2024 Generation

Crítica: Comme le feu

por 

- BERLINALE 2024: En la película de Philippe Lesage, premiada en la sección Generation, el infierno puede estar en otras personas, pero los demonios más aterradores están en nosotros mismos

Crítica: Comme le feu
Carlo Harrietha, Paul Ahmarani, Sophie Desmarais, Aurélia Arandi-Longpré, Noah Parker, Antoine Marc Marchand-Gagnon, Arieh Worthalter y Guillaume Laurin en Comme le feu

Comme le feu [+lee también:
entrevista: Philippe Lesage
ficha de la película
]
, el nuevo largometraje de Philippe Lesage, que ha sido presentado en una sección Generation 14plus de la Berlinale en la que ha sido galardonado con el premio principal (leer la noticia), empieza como una película de terror. Una familia emprende un viaje a una cabaña remota para alojarse con el viejo amigo de su padre y sus otros invitados. Para llegar allí —o para salir—, no hay otro medio que el avión, que también transporta toda la comida y el vino —demasiado vino, de hecho—. Si se tratara de una película de miedo convencional, un oscuro mal haría acto de presencia y saldría del bosque o de su escondrijo en el desván...

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Hot docs EFP inside

Pero no, son otro tipo de monstruos los que se manifiestan en este caso, pues resulta que el cabeza de familia Albert (Paul Ahmarani), un aclamado guionista que ha tenido días mejores, no ha dejado la carga emocional a un lado antes de comenzar el viaje. Solía trabajar en estrecha colaboración con el anfitrión, el exitoso director Blake (Arieh Worthalter), que ahora ha pasado de la ficción al documental y ya no necesita a Albert. ¿Pero y si en realidad se trata de todo lo contrario?

Cada vez que estos dos se sientan a cenar con el resto de los invitados, toda la vieja ira, las frustraciones y la ansiedad asoman la cabeza. Los hijos de Albert, Max (Antoine Marchand-Gagnon) y Aliocha (Aurélia Arandi-Longpré), de veintipocos años, tratan de calmar a su padre cuando se excede, porque conocen demasiado bien sus costumbres y su tendencia a pasarse con el alcohol. Al mismo tiempo, Jeff (Noah Parker), amigo de Max, está enamorado en secreto de Aliocha, una aspirante a escritora que, a pesar de tener nombre masculino, es muy femenina y seductora. Max también admira a Blake, que mantiene una relación secreta con Aliocha, lo cual convierte la vida de Jeff en un pavimento infernal con la frustración e ira como adoquines.

En el campo, el grupo se dedica a actividades como la caza, la pesca y el descenso en canoa por un río caudaloso, prácticas que añaden tensión a la historia y representan a la perfección la masculinidad salvaje y primigenia de la que hacen gala Albert, Blake y Jeff. Ninguno de los tres es capaz de contener sus emociones o manejarlas de forma sana, lo cual contrasta con el bando femenino del grupo, que también incluye a la amiga actriz y a la editora de Blake (Sophie Desmarais e Irène Jacob). Las mujeres sí que se caracterizan por saber contenerse y permanecer en silencio por su propio bien, lo cual constituye una clara denuncia del patriarcado, ese monstruo del pasado que todavía sigue atormentándonos en el presente.

La película se compone de largas escenas o secuencias sin muchos cortes e intercaladas con sonidos inquietantes o música bastante intensa que, en su conjunto, hacen de Comme le feu una película lograda y curiosa con la que los espectadores no harán más que tener pesadillas. Se trata de una cinta que también puede interpretarse como el retrato de una familia disfuncional, una familia que parece normal por fuera, pero está asfixiada por la frustración y el miedo al rechazo, una familia cuyos miembros —probablemente— simplemente no se quieren.

La película también cuenta con elementos más ligeros, como una bonita escena de baile de borrachos, cuando todos están lo suficientemente adormecidos por el alcohol como para disfrutar de la compañía de los demás. El infierno son otras personas, como escribió Sartre, aunque no vayan por ahí con máscaras de hockey y un cuchillo de grandes dimensiones.

Comme le feu es una producción de la canadiense Productions l'Unité Centrale y la francesa Shellac Sud. Los derechos internacionales corren a cargo de Be for Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy