email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Francia

Crítica: Borgo

por 

- A través de una mezcla perfecta entre drama carcelario, policiaco, retrato femenino e inmersión en la sociedad corsa, Stéphane Demoustier firma un estupendo largometraje

Crítica: Borgo
Hafsia Herzi y Louis Memmi en Borgo

"Aquí son los presos los que vigilan a los guardias, y no al revés". El ambiente que se respira en el módulo 2 de la prisión de Borgo, en Córcega, es muy particular. Se trata de una cárcel con un régimen abierto —las puertas de las celdas permanecen abiertas entre las 7 de la mañana y las 7 de la tarde— a cambio de buen comportamiento, presos pertenecientes a clanes que no tienen mucho aprecio por los demás, "nada de negros ni árabes" y celdas de cuatro a seis reclusos, excepto en el caso de los jefes, que tienen sus propias habitaciones "con vistas al mar" —"se organizan como les da la gana", "ya no estamos en Francia", "lo llaman el Club Med"—. Esta microsociedad penitenciaria prácticamente autosuficiente es precisamente el enclave en el que Stéphane Demoutier (conocido sobre todo por Terre battu [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
e y La chica del brazalete [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Stéphane Demoustier
ficha de la película
]
) ha decidido abandonar a su suerte a la protagonista de su convincente nueva película, Borgo [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que se proyectó ayer en competición en el festival de cine policíaco Reims Polar y se estrenará —de la mano de Le Pacte— en los cines franceses el 17 de abril.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_register_2024_innerMai

"Si esto sigue así, al final acabará mal". Tras trasladarse a Córcega, la experimentada funcionaria de prisiones Melissa (Hafsia Herzi) se da cuenta de que el ambiente increíblemente relajado de su lugar de trabajo —donde pronto adquiere el apodo de Ibiza— contrasta fuertemente con los agresivos vecinos ("tienes suerte de que no pegue a mujeres") que tiene en el barrio donde vive ahora con su pareja Djibril (Moussa Mansaly) y sus dos hijos muy pequeños. Cabe mencionar el hecho de que Djibril es negro y ella es de origen magrebí, lo cual no facilita su integración en una sociedad tan “de Córcega” como esta. Pero como "aquí todo se sabe", Saveriu (Louis Memmi), un simpático preso al que Melissa ya conocía de la península, ayuda a la "segurata" a resolver sus problemas. Pero nada sale gratis, así que Melissa acaba metiéndose en un auténtico embolado. Al mismo tiempo, un comisario de policía (Michel Fau) trata de resolver un doble homicidio que tuvo lugar en el aeropuerto con la ayuda de las imágenes de las cámaras de vigilancia...

Un guion riguroso que se desarrolla hábilmente a través de un doble marco temporal (escrito por el director con la colaboración de Pascal-Pierre Garbarini), un reparto perfecto (incluye a Florence Loiret-Caille, Pablo Pauly, Cédric Appietto y un conjunto muy convincente de no profesionales locales) que sigue la estela de una brillante Hafsia Herzi, una sensación de misterio y de información oculta que da al espectador rienda suelta para interpretar, un juego con la transparencia relativa de la videovigilancia como contrapunto a la opacidad humana de la protagonista principal, un uso escaso pero totalmente eficaz y sugerente de los exteriores (un chiringuito de playa, una casa aislada en el interior del país y un aeropuerto)… Al moverse entre sus cuatro círculos cerrados (una mujer que busca algo más en su vida de forma más o menos inconsciente, una investigación estancada, una prisión con sus propias reglas y una isla con una cultura muy específica), Borgo constituye una sutil relectura del cine de género por parte de un autor inteligente que, de forma discreta y metódica, y película tras película, no hace más que confirmar su estatus de cineasta impresionante en proceso de maduración.

Borgo ha sido producida por Petit Film y las ventas internacionales de la película corren a cargo de Charades.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy