email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2024

Crítica: Apple Cider Vinegar

por 

- La piedra centra el juguetón y filosófico ensayo cinematográfico de Sofie Benoot sobre la interconexión entre los humanos, la naturaleza y el cosmos durante el Antropoceno

Crítica: Apple Cider Vinegar

El último trabajo de la directora belga Sofie Benoot, Apple Cider Vinegar, que acaba de estrenarse mundialmente en la competición internacional del festival Visions du Réel, es un ensayo cinematográfico libre y lúdico que narra la historia del Antropoceno sin mencionar el término en ningún momento.

Aunque esta era geológica, en la que los humanos han alterado la Tierra, se aborda en la segunda mitad de la película, el punto de partida está directamente relacionado con ella. La narración en off, que nos habla en primera persona, corre a cargo de la icónica actriz galesa Siân Phillips, que ha sido la voz de numerosos documentales de naturaleza durante décadas. Phillips nos cuenta que el análisis de su cálculo renal demostró que este contenía un mineral que solo se encuentra en la Antártida. Benoot y Phillips no se centran en investigar cómo sucedió esto. En su lugar, utilizan la piedra como un trampolín hacia una exploración más profunda de las cuestiones medioambientales y sociales, aderezadas con reflexiones filosóficas bien dimensionadas. Se trata de una película curiosa en la que la voz ronca de Phillip nos sumerge suavemente en la idea de que la piedra está tan viva como los humanos y que ambos están profundamente conectados.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_register_2024_innerMai

Phillips se dirige directamente al espectador, mientras vemos imágenes en directo de webcams de naturaleza que, según ella, están sustituyendo al trabajo que solía hacer. Imágenes nocturnas de orangutanes dormidos con sus crías en brazos, la trompa de un elefante que se acerca con curiosidad a la lente o imágenes recurrentes de una cámara en la que una pequeña araña ha tejido su tela se alternan con “escenas vacías”, como una vía de ferrocarril bajo la nieve o un lago tranquilo en el que no pasa nada. Hacer un documental sobre la naturaleza siempre implica muchas horas de espera, pero a lo largo de la carrera de Phillips, esta se hizo cada vez más larga a medida que los humanos invadían más espacios naturales.

Phillips visita Palestina, donde se localizan más de 300 canteras que producen material para las casas israelíes, mientras los lugareños conservan fósiles de peces encontrados entre capas de piedras de millones de años de antigüedad. En California, donde la mayoría de la gente no es consciente de que viven sobre una falla (“Es como construir una casa en un acantilado”, dice un sismólogo), una mujer que vive con dolor crónico reconoce qué placas tectónicas se están agitando en el mundo en función de qué parte de la espalda le duele. En Inglaterra, un geólogo viaja con su familia y se detiene en cada roca, estimando su edad y origen, a menudo sorprendente. En la isla de Fogo, en Cabo Verde, los humanos han aceptado la piedra como compañera de vida: tras una erupción volcánica, sus casas no solo están rodeadas de magma solidificado, sino que este ha penetrado en las paredes.

Aunque el enfoque parece divagar, saltando entre partes del mundo aparentemente elegidas al azar y una miríada de subtemas, la película cuenta una historia fácil de seguir gracias a sus asociaciones visuales y semánticas, montadas por Benoot y Liyo Gong de tal manera que funcionan como un embudo, con todos los riachuelos dispares desembocando en el mismo río, cuyas orillas no están estrictamente definidas, pero cuya dirección es inconfundible. El montaje muestra otra faceta lúdica, dejando que las tomas duren unos segundos más de lo estrictamente necesario, con la cámara de Jonathan Wannyn inclinándose o acercándose hasta desdibujarse, como si quisiera señalar que hay mucho más que explorar y comprender sobre nuestra conexión con el planeta y los vínculos recíprocos entre nosotros, la naturaleza y el cosmos. Apple Cider Vinegar es una película reveladora y agradable, que constituye una valiosa contribución a nuestra creciente conciencia de que no estamos tan separados los unos de los otros, ni del resto del mundo.

Apple Cider Vinegar es una coproducción entre la belga Inti Films y la neerlandesa Pieter van Huystee Film. La checa Filmotor supervisa los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy