email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2024

Crítica: Kamay

por 

- El intenso documental de los cineastas afganos Ilyas Yourish y Shahrokh Bikaran sumerge al espectador en el mundo de una familia hazara después del suicidio de una de sus hijas

Crítica: Kamay

Los guionistas y directores afganos Ilyas Yourish y Shahrokh Bikaran acaban de estrenar mundialmente su primer largometraje documental, Kamay, en el festival Visions du Réel, donde obtuvo el premio del jurado ecuménico (ver la noticia). Los cineastas cuentan la historia de una familia de la minoría hazara, después de que una de las hijas se suicidara en 2017 por el acoso de un profesor de la Universidad de Kabul.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_register_2024_innerMai

La película comienza con un texto que relata brevemente la historia de persecución del pueblo hazara desde finales del siglo XIX. A continuación se nos presenta a la familia, compuesta por los padres, Younes y Hawa Khawari, de cincuenta y tantos años, y sus seis hijos restantes, entre los que se encuentra la adolescente Freshta, que también tiene intención de matricularse en la universidad y será nuestra guía. Su voz en off se dirige directamente a Zahra, su hermana, que fue una de las primeras personas de etnia hazara en acceder a la educación institucional después de 2001, tras matricularse en la facultad de veterinaria en Kabul. Hablando en voz baja, Freshta describe cómo subía la montaña para encontrar la planta de kamay y enviársela a Zahra para su investigación, mientras la vemos caminar cuesta arriba en la nieve con una hoz en la mano.

La familia tiene una abogada, Zohra, y solo descubrimos los procedimientos del caso a través de varias llamadas telefónicas y las escasas visitas que Younes y Hawa hacen a Kabul. Tardan días en llegar a la capital desde Daykundi, su región, viajando en una furgoneta abarrotada que atraviesa montañas nevadas salpicadas de puestos de control talibanes. Vemos a Zohra hablando con estudiantes que han iniciado protestas en el campus, exigiendo justicia, pero se muestran reacios a subir al estrado.

La película se rodó antes de que los talibanes tomaran el poder en 2021, pero la persecución de los hazara se intensificó en torno a 2016. Sin embargo, los cineastas optan por sumergirnos en la pesadilla de la familia, en lugar de contar una historia judicial o política. Estos segmentos se desarrollan como una especie de documental antropológico, describiendo el modo de vida de los hazara, pero los khawaris están visiblemente aplastados por su sufrimiento. Los directores rara vez muestran sus lágrimas, pero oímos llantos y lamentos en las desgarradoras escenas en las que finalmente reciben los objetos personales de Zahra.

Yourish y Bikaran crean imágenes intensamente atmosféricas, aprovechando elementos como las tormentas de nieve y el fuerte viento que sopla sobre la modesta casa de la familia, junto con el omnipresente y ruidoso diseño de sonido de Jonathan Vanneste, que también incluye explosiones y disparos que resuenan en la distancia, señalando el avance talibán. El entorno montañoso de Dyakundi es majestuoso pero implacable, especialmente en invierno, aunque al haber sido filmado a lo largo de varios años, el documental también nos muestra que la primavera puede ser bastante apacible. El paisaje coincide con el estado de ánimo de los protagonistas, mientras vemos detalles simbólicos como el vestido ensangrentado de Zahra o un pañuelo negro ondeando al viento.

La banda sonora de Karim Bagilli está tan presente como el diseño de sonido, con sus instrumentos de cuerda a menudo disonantes. Los cineastas, que también pertenecen a la etnia hazara, sumergen al espectador en el doloroso mundo de esta familia, guiados por la inquietante voz en off de Freshta, rodeados de paisajes duros e impregnados de dolor, frustración y miedo por el futuro, especialmente el de Freshta. La situación parece realmente sombría, sobre todo tras las recientes noticias de que los talibanes se han retractado de su decisión de permitir la educación de las niñas en Afganistán.

Kamay es una coproducción entre la afgana Kamay Film, la belga Clin d’oeil Films, la alemana ROW Pictures y la francesa Temps Noir. CAT&Docs se encarga de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy