email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2007 Semana de la Crítica / Francia

Edipo, amargo maestro de Nos retrouvailles

por 

Exitosa entrada en el gran mundo del largometraje para el cineasta francés David Oelhoffen con la apreciada proyección este mediodía en competición en la Semana Internacional de la Crítica de Nos retrouvailles [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una película aguda y sin adornos, cruce entre lo policiaco y el drama familiar. Magistralmente interpretada por la revelación Nicolas Giraud y el experimentado Jacques Gamblin, un hijo y su padre aprenden a conocerse y a quererse al compás de un guión mordaz (firmado por el cineasta) que desenmascara vidas de soledad, ambiciones desesperadas y desilusiones que hieren.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"No vamos a mentirnos, sé que estás resentido". Cuando Gabriel reaparece en la triste existencia de Marco, su hijo de 20 años, que trabaja fregando platos en la restauración colectiva en París, surge un personaje enigmático. Ave nocturna, aficionado al alcohol con un entusiasmo infantil y una sonrisa caníbal, este padre y sus proyectos (comprar un bar) invaden poco a poco la vida sin relieve del tímido y discreto Marco, boxeador en sus horas perdidas. Pero esta amistad nocturna se desliza rápidamente hacia situaciones ambiguas ("Te haría bien mentir de vez en cuando") y el hijo acepta, por afecto, ayudar a su padre en dificultad financiera a preparar el robo de un almacén.

Vigilancia y acercamiento del guarda nocturno, encuentro de un tercer ladrón (el sobresaliente e inquietante Gérard Laroche), paso al acto y confrontación a la violencia: Marco penetra en el otro lado del espejo. Y se levanta el velo de la verdadera personalidad de su padre, un hombre débil, depresivo, miembro manipulador y manipulado de un hampa miserable. Todo está en su lugar para un Edipo del cual Marco deberá desenredar los sentimientos confusos y que David Oelhoffen pone en escena secamente y con mucha eficacia. Siguiendo a golpe de grandes planos rápidos estas emociones masculinas muy físicas, a su vez retenidas luego liberándolas brutalmente, el cineasta consigue mantener el equilibrio con la intriga de la película de género, sus códigos y sus territorios (alrededores de los almacenes, bares de noche), ayudado por la fotografía de Lubomir Bakchev. Al final, un primer largometraje de acción y sugerencia muy prometedora a la imagen de alcoholes "calientes-fríos" que beben los dos protagonistas.

Producido por Olivier Charvet para la joven sociedad Kaléo Films, Nos retrouvailles se benefició de un presupuesto de 1,67 millón de euros, que incluye una coproducción de Rhône-Alpes Cinéma y de compras por adelantado de Canal + y Ciné Cinéma. Las ventas internacionales están dirigidas por Pyramide, que asegurara también la distribución en las salas francesas el próximo otoño.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.