email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2008 Fuera de Competición / Polonia

Katyn explora un doloroso capítulo de la historia polaca

por 

Katyn explora un doloroso capítulo de la historia polaca

Hoy en Berlín, el maestro del cine polaco Andrzej Wajda (veer interview) ha presentado (en presencia de la Canciller Alemán Angela Merkel) su impresionante trabajo Katyn [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andrzej Wajda
entrevista: Michal Kwiecinski
ficha de la película
]
.

La película -proyectada inevitablemente fuera de competición- se centra en la masacre de 22,000 oficiales polacos miembros de la inteligencia por los Soviéticos en la primavera de 1940.

Como Wajda recordó a la gente durante la conferencia de prensa, los hechos –que resultaban poco claros durante la época como consecuencia de los efectos de la propaganda alemana y soviética, que intentaban culparse mutuamente de la masacre- son ahora irrefutables y están convenientemente documentados.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

No se trata de una película política, sino que se centra más en la parte humana, en los individuos implicados, aquellos que fueron encontrados en las fosas en el bosque de Katyn (representados aquí por tres oficiales en particular) y en sus familias ya que estos hechos tienen un significado especial para el director. Su padre murió en Katyn y recuerda como todos los días él y su madre leían la lista de victimas esperando no encontrar el nombre de su padre. Wajda también fue testigo de cómo las banderas polacas eran reemplazadas por los símbolos rojos.

El cineasta quería rendir homenaje no sólo a los hombres (su lealtad a un país excluido todavía de Europa, su valor para subsistir sin rendirse nunca por completo, la confianza que tenían en las tropas soviéticas, confianza que a posteriori se demostraría fatal..) sino también a las mujeres. Representa su dignidad inflexible –a través de una esposa que rechaza casarse con un ruso al precio de salvar su propia piel y una hermana que prefiere ir a la cárcel antes que abandonar la tumba de su hermano sin lápida- y sobre todo la interminable espera que sufren.

Al igual que la madre de Wajda y las mujeres en la película, como espectadores sentimos una sacudida de expectación cada vez que alguien llama a la puerta. Además esperamos –incluso hasta el final cuando está claro que todo está perdido- que los oficiales desaparecidos no se encuentren en esas fosas comunes.

Esta espera es incluso más espantosa ya que es impulsada por la falsa propaganda y la incertidumbre, en 1945, sobre como reaccionar a la ocupación del liberador soviético. En respuesta a esto, Wajda –en una escena final impactante- nos muestra lo indescriptible: la ejecución uno por uno de los oficiales y las pilas de cuerpos cubiertas de suciedad.

Además, este deseo de afrontar el acontecimiento directamente se plasma a lo largo del film. Por mucho que sea imposible reconstruir la complejidad de este episodio de la historia polaca, Wajda cree que sin embargo se pueden crear imágenes que persistan en la retina. Y esto, juzgando por el éxito que la película ha tenido en su país, nos hace deducir que el pueblo de Polonia estaba esperando ver estos acontecimientos con sus propios ojos antes de poder seguir adelante.

El eminente director señala que ahora que ha hecho una película sobre una tragedia nacional y personal quiere que su próximo título sea un trabajo moderno sobre una sociedad en puertas de cambios sustanciales.

Katyn ha sido producida por Akson Studio y Film Polski-Polski Instytut Sztuki Filmowej (PISF-Polish Film Institute). Las ventas internacionales de esta película –nominada a los Oscar del 2008 como mejor película de habla no inglesa- están siendo gestionadas por Telewizja Polska SA. La película ha sido ya vendida a más de 30 territorios y existen negociaciones en curso con otros más.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy