Elija su idioma en | es | fr | it

Artículo: Retrato de Harry Cleven

email print share on facebook share on twitter share on google+

Varias miradas, un sueño

por 

- Ex futuro pintor, actor tímido o cineasta atraído por las situaciones turbias, Harry Cleven es un creador sobre todo tan exigente que insatisfecho que habla de su recorrido a corazón abierto

Artículo: Retrato de Harry Cleven

Niño conmovido por Bambi luego por el humor de las películas de Laurel y Hardy, oscila rápidamente hacia una fascinación más oscura: "Adolescente, la cima del arte para mi, era vampiros cuya sangre salpica, rodado al ralentí. Y en particular, La fiancée du Vampire" a pesar de esta atracción por el cine de género, prevé su futuro en Bellas Artes. Trata de inscribirse en Lieja, pero la casualidad le indica otra vía: "Llamé al Ministerio de Educación Nacional para saber qué estudios eran posibles sin el bachillerato. Me hablaron del Conservatorio de Lieja en las opciones música y arte dramático. Elegí este último". Una elección asombrosa para él que nunca había tenido este objetivo: "Era demasiado tímido. No me siento cómodo en una escena."

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Los años en el teatro fueron dulce-amargos. "La pieza que más me marcó fue En attendant Godot de Beckett donde desempeñaba el papel de Estragón. Una experiencia apasionante pero tuve el sentimiento de una traición de las repeticiones en el momento de las representaciones. Me sentí muy decepcionado por esta manera de hacer teatro. Como si un pintor sobre una escena pinta una tela de rojo, y cuando la gente aplaude, se pregunta lo que debe hacer: ¿poner más rojo para agradar al espectador? ¿O poner menos pero ser justo? El hecho de jugar delante del público me plantea de verdad enormes problemas." ¿Quién no se los plantea delante de una cámara? "Es muy diferente. La relación a la creación es independiente del momento del encuentro con el público. Aunque si se equivoca, al menos es de una manera muy sincera". En su parcurso de actor, Cleven cruzó algunos grandes nombres: su amigo Jaco Van Dormael, André Delvaux (L'œuvre au noir), Jean-Luc Godard (Hélas pour moi y For ever Mozart)... Cineastas con miradas muy diferentes que habrían podido influirlo. Pero no: "Sobre todo me enseñaron que es necesario parecerse a si mismo."

En 1990, el deseo de pasar detrás de la cámara se vuelve más fuerte y realiza Sirènes, con Philippe Volter, a quien dirigirá de nuevo en Abracadabra, su primer largometraje, estrenado dos años más tarde. "Me era mucho más natural estar detrás de la cámara. Estaba un poco impaciente el primer día del rodaje de Sirènes. No estaba seguro de lograrlo porque no había hecho escuela de cine. ¡El día siguiente, llegué al set con la sensación de estar preñado! Me dije: Es aquí dónde debo estar".

Abracadabra, la historia de un hombre en permiso penitenciario, se inspira de relatos oídos durante los tres años durante los cuales él animó períodos de prácticas de actores en la prisión de Namur. Para él también un aprendizaje: "Cuando se dirige gente que está en prisión, todo es importante, sobre todo el lenguaje del cuerpo. Si digo a un protagonista poniéndole la mano sobre el hombro: "lo que acaba de hacer no es muy bueno, vamos a volverlo a hacer", mi gesto que le muestra amistad y confianza cambia todo. Si no lo hago, puede trastornarse terriblemente y sin decírmelo. En prisión, la gente no engaña, no tienen nada que perder, no esperan un rol. Todo es muy inmediato y muy áspero. Eso me enseñó a hablar, dirigir a los actores verdaderamente".

En 1999, durante el rodaje de su segundo largometraje, Pourquoi se marier le jour de la fin du monde ?, "las tres primeras semanas de rodaje se pasaron muy mal con Pascal Grégory. Casi decidimos no continuar de común acuerdo." Cleven muestra entonces sus rushes a Jaco Van Dormael, y bajo sus consejos, hace tomas sin detener más la cámara. "Fue el detonador. Y a partir de este momento todo ha pasado bien. Adoro a Pascal Grégory en mi película. Es extraordinario. Pero trabajar con estrellas es un problema nuevo para mi. En Bélgica, los actores son siempre actores, incluso conocidos. Un actor está abierto a todas las proposiciones, una estrella non. En Francia la realidad es tan dura que están dispuesto a todo et si la relación de fuerza se inversa, toman el poder de decisión, como una revancha inconsciente. No es un rechazo, es inherente s su posición. Es un poco perturbador."

Biographie

Nació en Malmedy el 19 de agosto de 1956. De 1975 a 1979, estudió arte dramático en el Conservatorio de Lieja. De 1979 a 1983, actor para teatro. A partir de 1983, actor para el cine y la televisión. Da cursos y algunas prácticas "juego del actor delante de la cámara", en particular a la prisión de Namur de 1989 a 1991. Realiza en 1990 Sirènes y Abracadabra. En 1999, después de haber realizado el telefilme Les Enfants du jour, Pourquoi se marier le jour de la fin du monde ?.

(Traducción del francés)

galería de fotos

título internacional: Duplicity
título original: Trouble
país: Bélgica, Francia
ventas en el extranjero: TF1 Studio
año: 2005
dirección: Harry Cleven
guión: Harry Cleven, Jérôme Salle, Isabelle Coudrier-Kleist, Sophie Hiet, Yann Le Nivet
reparto: Benoît Magimel, Natacha Régnier, Olivier Gourmet, Nathan Lacroix
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Unwanted_Square_Cineuropa_01