Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Il Divo

email print share on facebook share on twitter share on google+

El sarcasmo letal del divo Giulio

por 

- Un argumento complicado – los capítulos más oscuros de la historia política italiana, nunca realmente resueltos – llevado a la gran pantalla con un lenguaje libre y muy contemporáneo

Crítica: Il Divo

Explosivo como una bomba y enérgico como un río crecido. Así ha sido la llegada de Il Divo [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Nicola Giuliano
entrevista: Paolo Sorrentino
entrevista: Philippe Desandre
ficha del filme
]
, de Paolo Sorrentino a Cannes, de donde se ha marchado con el premio del jurado.

Sorrentino, que se ha embarcado definitivamente en la representación de lo grotesco y lo hiperbólico, ha seguido por la senda del lenguaje cinematográfico ya experimentado en su anterior The Family Friend para describir cuarenta años, igualmente grotescos e hiperbólicos, de la historia de Italia. Todo ello a través de su protagonista principal, Giulio Andreotti, político democristiano, presidente del gobierno en siete ocasiones y con una colección de sobrenombres como Belcebú, la Eternidad, la Primera letra del alfabeto, el Indescifrable, el Divo Giulio. Para completar el cuadro, ha sido acusado de estar relacionado con la logia masónica P2 y con la mafia siciliana, interrogado por el homicidio del periodista Mino Pecorelli, ha declarado en 26 ocasiones como imputado ante la comisión de investigación. Su lema, tomado de Talleyrand, es “El poder debilita al que no lo tiene”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película comienza con un glosario para ayudar a la comprensión de la película, antes de lanzarse a una exhaustiva presentación de la corte pretoriana de Andreotti, gente cercana a él ideológicamente, como Cirino Pomicino, siempre bien acompañado de mujeres, Vittorio Sbardella alias el tiburón, Giuseppe Ciarrapico, Franco Evangelisti o Salvo Lima, que será asesinado por la Cosa Nostra. Una lista infinita de personajes que difícilmente serán reconocidos por el público no italiano. Altos cargos de la Iglesia, generales, jueces, mafiosos arrepentidos. Pero en el centro, el Divo, interpretado por Toni Servillo, con las orejas puntiagudas y una leve joroba, aquejado de fuertes migrañas y siempre tramando algo.

Los diálogos, tomados del repertorio del mismo Andreotti, que destacaba precisamente por un sarcasmo atroz, y las situaciones tragicómicas se desarrollan a un ritmo abrumador, deformadas más si cabe por una dirección ingeniosa y madura y sorprendentemente potenciadas por una banda sonora a ritmo de rock. El estilo recuerda a la urgencia y la farsa que derrochaba Elio Petri en A ciascuno il suo , Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha (que fueron premiado en Cannes en 1967 y 1970) y Todo modo. El retrato resultante es el de un hombre gris y no excesivamente brillante, según las palabras de su propia esposa Livia, tierna y severa al mismo tiempo, un hombre cuya carrera política ha sufrido un empeoramiento constante.

(Traducción del italiano)

galería de fotos

título original: Il Divo
país: Italia, Francia
ventas en el extranjero: Beta Cinema
año: 2008
dirección: Paolo Sorrentino
guión: Paolo Sorrentino
reparto: Toni Servillo, Anna Bonaiuto, Piera Degli Esposti, Paolo Graziosi, Giulio Bosetti

premios/selecciones principales

Cannes 2008 Competición Oficial
Premio del Jurado
European Film Awards 2008 Mejor Actor (Toni Servillo)
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01