Elija su idioma en | es | fr | it

Entrevista: Arnaud & Jean-Marie Larrieu • Directores

email print share on facebook share on twitter share on google+

"Una evasión al más allá"

por 

- Un encuentro con dos hermanos cineastas profundamente envueltos en la sutil exploración de la complejidad humana

Entrevista: Arnaud & Jean-Marie Larrieu • Directores

Justo a la vuelta del Festival de cine francés de Yokohama y en el festival del Forum des Images de Paris, Arnaud y Jean-Marie Larrieu hacen un pequeño desvío de los Campos Elíseos para compartir con Cineuropa memorias de su reciente obra To Paint or Make Love. Una franca discusión durante la cual ambos hermanos revelan una profunda complementariedad que encuentra el suelo fértil en su delicada búsqueda de la retranscripción de la complejidad humana.


Cineuropa: ¿Cómo llegasteis a escribir To Paint or Make Love?
Arnaud Larrieu: Mirando a nuestro alrededor, a la gente cuyas vidas profesionales tuvieron que correr su curso pero que de lo contrario fueron llevadas a la trampa. Y, ¿qué sucede cuando tu vida social para?
b>Jean-Marie Larrieu: De hecho hemos asistido a este tipo de encuentro amoroso en el campo. Es lo que llamamos el lado japonés de la película. ¿Qué traen consigo los lugares, los paisajes? Con la idea de que al final de la historia haya una “evasión al más allá” evocada por la canción Les Marquises de Jacques Brel o por Gauguin. Una “evasión al más allá” relacionada con el arte, la pintura y el deseo, un tipo diferente de erotismo, un erotismpo liberado. Un “más allá” que puede ser también el de la muerte, que puede significar el final de algo.
Arnaud Larrieu: El invidente (Sergi López) es un tipo de espejo. Los personajes no son vistos por nadie pero al mismo tiempo se encuentran opuestos a alguien que no puede verles, un momento inolvidable de búsqueda del alma que deja un sentimiento realmente al desnudo.
Jean-Marie Larrieu: El hombre ciego restaura la virginidad de los recién llegados. Tienen 55 años y son gente de sustancia más que de estilo, pero la apariencia física no significa nada para una persona ciega. Todo de repente, todo vale y toman el desafío de revivir su juventud. .

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En lo que se refiere a producción, no rodasteis sólo en los Pirineos
Arnaud Larrieu: Poca gente rueda en los Pirineos. Nos habría gustado ver a Auteuil y Azéma ahí en sus botas de goma.
Jean-Marie Larrieu: Los Alpes son un territorio más familiar, esto es lo que nos preocupa más. Y también sentimos que, si hubieran habido descubrimientos, los estaríamos haciendo en el lugar más extraño que podíamos encontrar: un huerto de árboles de nogal, frente a las montañas Vercors, una casa muy especial con el secador de nogal actuando como un tipo de exterior-interior. Porque hay los paisajes, cuatro personajes y un quinto: la casa.

¿Cómo fue dirigir estrellas como Auteuil y Azema?
Arnaud Larrieu: Queríamos actores conocidos. Pero no había nada de prima donnas en ellos.
Jean-Marie Larrieu: Hasta dirigir los actores preocupa, es mucho más fácil, pero tienes que ser cuidadoso con cada cosa que sucede bien rápido. Lo que transmiten con una mirada no incumbe a nadie. .

¿Qué es lo bueno de dirigir conjuntamente (Arnaud para los planos y Jean-Marie para los actores)?
Arnaud Larrieu: Muchas películas están dirigidas por jefes de obras de arte. Los directores sólo dirigen a los actores cuando los actores no se dirigen a sí mismos. Pero la dirección puede consecuentemente sufrir. Para nosotros, el plano es más que una bonita imagen, es un punto de vista, y por lo tanto una distancia.
Jean-Marie Larrieu: Solo, estás constantemente atrapado entre llevar a los actores a lo alto y luego pararse a observar el resultado. Para nosotros, es simultáneo y sólo correcto que la persona que piensa la imagen sea la misma que la que la graba. Pero tenemos un jefe artístico para la iluminación. .
Arnaud Larrieu: Los actores son al mismo tiempo, nuestro punto de partida y siempre empezamos con un ensayo para ver donde nos posicionamos. No hay avance de edición.

¿En qué momento empiezas a jugar con los símbolos (oscuridad, fuego...)?
Jean-Marie Larrieu: Intentamos tratar hechos actuales en término de sentidos. Entonces hay fuerzas simbólicas que se cruzan.
Arnaud Larrieu: Cuando escribíamos el guión, nos gustaba la idea de los deslices de los personajes freudianos. Por ejemplo, es William (Auteil) y Madeline (Azema) quienes encienden el fuego como si quisieran revivir momentos primitivos.
Jean-Marie Larrieu: La película siempre destaca su punto de vista y es ahí donde se siembran las semillas de duda: si esto es lo que queremos, porque nos sentimos culpables? Nunca sabemos lo que sucedió. Como en la vida, cuando ocurren hechos serios, tienes que cavar muy hondo para descubrir un significado. En cualquier caso, nos gusta la mitología: dioses y leyendas están ancladas en la realidad, esto es lo que hace la realidad todo lo más diferente y rica, el hecho de que no es un programa de noticias. Intentamos contar historias con múltiples capas. Es una película que dirige una linterna a lo que sucede en la noche. La historia, la manera en que se desarrolla, está basada en indicios y presagios. Alguna gente rechaza esto, ya que los símbolos son siempre ligeramente ambiguos. Me gustan las historias donde nunca estás seguro de nada y eso es lo que hace la vida tan encantadora y profunda.

¿Ha sido To Paint... influenciada por otros directores?
Arnaud Larrieu: A menudo pensamos que Renoir fue ideal para los actores.
Jean-Marie Larrieu: También hay algo de Buñuel, al hablar del secreto burgués, suceso lleno de la vida. Pero el actor, el personaje, toma prioridad respecto a la historia. Viendo de nuevo La chienne de Renoir, te das cuenta de la originalidad de los planos, aprecias su contribución técnica, hasta entonces, el actor era más rápido. Nuestro enfoque al rodaje es casi Hitckcockiano: el plano dice algo, permite transferir emociones y este es precisamente el efecto que buscamos con paisajes y lugares.
Arnaud Larrieu: Hay varias maneras de hacerlo: usar muchos efectos especiales, luz azul, amplios ángulos... Pero siendo simples almas, no crecemos más que nuestros personajes. No queremos sacrificar sustancia por estilo. Y por el plano circular alrededor de la mesa: por favor!
Jean-Marie Larrieu: Es bonito mirar con atención pero nunca hemos entendido exactamente quien tiene un punto de vista circular. Los directores a menudo no sabes que viene después, se asustan de que las audiencias puedan aburrirse.

¿Cómo se adapta tu enfoque artesano con las restricciones financieras de producción?
Jean-Marie Larrieu: Pára hacer películas, necesitas dinero. El cine independiente hecho con sumas modestas que intentan ser comerciales y accesibles es el más difícil de hacer.
Arnaud Larrieu: Comenzamos gestionando nuestros presupuestos y hacemos lo que podemos con el dinero disponible. Otros directores son menos ahorrativos, y piden cuatro días para tal y tal secuencia, pero no es nuestro caso.
Jean-Marie Larrieu: A veces nos maravillamos si no estamos siendo muy respetuosos, o incluso si no renunciásemos en todos los puntos. Pero te ayuda a desarrollar estrategias para tratar con las restricciones. A menudo, en cine, sólo cuando estás preocupado encuentras la toma correcta.

galería de fotos

título internacional: To Paint or Make Love
título original: Peindre ou faire l'amour
país: Francia
ventas en el extranjero: Pyramide International
año: 2005
dirección: Arnaud Larrieu, Jean-Marie Larrieu
guión: Arnaud Larrieu, Jean-Marie Larrieu
reparto: Daniel Auteuil, Sabine Azéma, Sergi López, Amira Casar

premios/selecciones principales

Cannes 2005 Competición oficial
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01