Tarde para la ira (2016)
Orpheline (2016)
Félicité (2017)
Paris La Blanche (2016)
Waldstille (2016)
The Other Side of Hope (2017)
Noces (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

Pelo malo: una película sobre cómo se mira al otro

email print share on facebook share on twitter share on google+

Mariana Rondón • Directora

por 

- La directora venezolana Mariana Rondón habla de Pelo malo, triunfadora en San Sebastian.

Mariana Rondón • Directora

La triunfadora de San Sebastián Pelo malo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mariana Rondón
ficha del filme
]
, de Mariana Rondón, cuenta la historia de Junior, un niño de nueve años con el “pelo malo”. Quiere alisárselo para la foto de su anuario escolar, con un cantante de moda, pero esto lo enfrenta con su madre, Marta. Cuanto más quiere Junior estar guapo y hacer que su madre esté contenta con él, más lo rechaza ella, hasta que se encuentra arrinconado, obligándolo a tomar una dolorosa decisión. Cineuropa estuvo con la directora venezolana Mariana Rondón en el Festival de Cine del Amazonas, en Manaos, Brasil.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Puedes hablar sobre el significado de “pelo malo”? ¿Por qué es un problema?
Mariana Rondón: En Venezuela, “pelo malo” es el pelo de la raza negra. Lo que pasa que en Venezuela estamos muy mezclados y es muy común tener el pelo malo. Es algo que empezó siendo muy racista, pero en la medida en que estamos tan mezclados y somos tantas razas juntas, sigue siendo peyorativo, pero no es tan radicalmente racista. Es ya una característica de nuestra sociedad: todo el mundo tiene el pelo malo, todo el mundo tiene un rasgo que viene de esa mezcla.

Los intentos de Junior para desarrollar una personalidad y una identidad son frustrados repetidas veces por su madre.
Sí, es una relación muy dura, pero también lo que tiene de importante es que es entre personas muy reales, ni buenas ni malas. Es una madre con muchas dificultades para sobrevivir en la vida, y lo que le está enseñando a su hijo es a sobrevivir con las mismas carencias y necesidades que ella. Ella no está en capacidad de enseñarle algo mejor porque eso es todo lo que sabe. En ese sentido creo que es lo que puede ser doloroso de esta relación; no que ella no lo quiera ni lo intente, es que no tiene más herramientas con las que ayudarlo. Eso es lo fundamental.

¿Y la falta de comunicación?
Yo creo que si te comunicaras no cambiaría, porque no sabes cómo ser mejor, cómo querer más. Siempre defiendo a ese personaje, porque está pasando por una situación límite.

La abuela de Junior es más comprensiva, pero pronto se da cuenta de que su actitud esconde unos motivos más egoístas…
Yo creo que cada uno se toma lo que quiere para sí misma. Y la abuela está peleando por su espacio y por su necesidad propia.

¿Por qué has decidido hacer esta película sobre esta temática?
Me interesa mucho abordar un tema como la intolerancia, la falta de respeto por las necesidades del otro, o por lo que el otro quiere o le parece que puede ser la vida. Sentía que con esta historia podía abordar ese tema desde muchos lugares y no solo desde uno. Para mí es fundamentalmente una película sobre la mirada, sobre cómo miras al otro, y sobre cómo el otro te mira a ti. Pero lo que más me importa de esas miradas es el espacio que quise dejar abierto para el espectador, para ver desde qué lugar mira esto. Yo no le estoy diciendo que crea, sino que busque cuál es su mirada, si él la comparte con el otro, o no. Y no lo quiero resolver yo, que eso es algo que cada uno se lleva para su casa.

Hablas de intolerancia, también sobre la homosexualidad.
Sí, pero para mí la intolerancia tiene un sentido mucho más amplio. Quizás es ese miedo que tiene la madre no porque su hijo sea homosexual, sino porque su hijo no sea heterosexual. Para mí forma parte de muchos más miedos y muchas más intolerancias. Este es como el punto final, pero es ser intolerante con el otro, es mucho más amplio para mí.

La intolerancia es universal, ¿pero es tu intención fijarte en la problemática de tu país?
Venezuela es un país muy polarizado, algo que surge en la medida en que no puedas respetar la opinión o el deseo del otro. Y respetar no es no exigir tu derecho y tu deseo, sino permitir que los tuyos convivan con los de otro. No tienen por qué ser eliminarse, no tienes que eliminar al otro para existir. Solo necesitas que te respeten a ti y respetar al otro, eso es todo.

(Traducción del italiano)

Lee también

Boletín

Bridging the Dragon

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home