Después de nosotros (2016)
Belle dormant (2016)
Miséricorde (2016)
The Commune (2016)
Sámi Blood (2016)
Crudo (2016)
Lady Macbeth (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“No es fácil rodar con actores en dos idiomas distintos”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Jorge Torregrossa • Director

por 

- El director de La vida inesperada ha filmado en Nueva York esta coproducción con Estados Unidos, una comedia agridulce sobre el desarraigo, la madurez y los sueños rotos

Jorge Torregrossa • Director

Cineuropa: ¿Cómo te afectan personalmente los temas que abordas en La vida inesperada [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Jorge Torregrossa
ficha del filme
]
?
Jorge Torregrossa: De pleno: lo que le sucede al personaje de Javier Cámara le está pasando a mucha gente. Yo me pregunto lo mismo: ¿Estoy tomando las decisiones adecuadas? ¿Estoy haciendo lo que tengo que hacer? ¿Me he equivocado en algo?... Todos los días se cambia de rumbo y se toman decisiones cuando te encuentras esas cosas inesperadas que te da la vida. Eso y el azar te llevan por un camino u otro.   

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Respecto a Fin [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Jorge Torregrossa
ficha del filme
]
, aparentemente tu nueva película parece dar un giro a tu trayectoria cinematográfica...
El envoltorio sí es diferente, pero lo que hay dentro no lo es tanto: es también un film contado a través de lo que no dicen los personajes, de sus silencios. Asimismo, coincide en el mensaje: aprovechar el tiempo y lo que te encuentras, ser fiel a ti mismo, aprovechar la vida que te queda...

Pero sí cambia en tono, género y factura.
Sí, porque intento provocar en el espectador cosas diferentes: en una juego al suspense, a hacerle sentir sustos; y aquí estoy intentando que te enamores de los personajes, llores y rías. No me parece que suponga una ruptura radical; al contrario, tiene que ver conmigo y mis cortometrajes. Incluso he tenido más libertad que en Fin: la película es lo que he querido que fuera.

Pero... ¿cómo llegó el proyecto, que ya existía, a tus manos?
Originalmente iba a ser una producción de El Deseo: Elvira Lindo había escrito el guión a la medida como actor de su amigo Javier Cámara. Todos ellos me conocían y me llamaron: me enamoré de lo que cuenta y cómo lo cuenta, y sentí que podía aportar algo más. Iba a ser mi ópera prima, hace cinco años, porque entonces Fin no existía. Reescribí el guión con Elvira y se quedó un tiempo parado. Ahora, vista la película, ésta puede parecer mainstream, pero ha costado mucho sacarla adelante, porque era un híbrido de géneros, pero sobre todo de producción y de idiomas, muy complicada: rodar en Nueva York con actores de allí y españoles, y en dos lenguas no ha sido fácil.

Entonces, ¿qué has aportado en la reescritura del guión?
Me preocupaba el tono: no quería que se quedara en algo banal y anecdótico de las aventuras de dos primos en NYC. Elvira Lindo es una gran dialoguista y le sale la comedia tan bien... Hay que intentar que no se nos vaya de las manos, porque estamos contando algo muy serio.

Aunque suene a cliché: convertir a Nueva York en un personaje más... ¿estaba entre tus objetivos?
Claro, yo he vivido mucho tiempo en esa ciudad. Aparte de dotarla de realidad y de hacerla mía, quise que ese personaje existiera, con su doble cara: su lado atractivo y lo que te pasa allí cuando llevas mucho tiempo, porque es un lugar bastante duro.

¿Cuesta más rodar en Estados Unidos que en España?
Administrativamente es más fácil que aquí: te ponen muchas facilidades porque son conscientes del valor de imagen que posee. Pero la ciudad no se detiene mientras tú ruedas...

Mientras en Fin todo era naturaleza, aquí impera lo urbano.
Sí, después de lo que pasamos con aquella película, nos merecíamos una ciudad y no estar siempre en sitios inaccesibles. Parte del equipo es el mismo y necesitábamos unas vacaciones de los animales: quería rodar con bichos como Cámara, mucho más agradecidos. Además, aquí no tuvimos tantos efectos especiales.

Raúl Arévalo y Javier Cámara recuerdan un poco a Jack Lemmon y Walter Matthau. ¿Es un homenaje a las comedias clásicas americanas?
Totalmente: yo, de pequeño, he mamado películas como Descalzos en el parque y La chica del adiós: Neil Simon no rodó comedias de trazo grueso, sino que tenían un poso amargo y serio. Ese espíritu se respira en La vida inesperada, que estaba en mi lista de proyectos antes que Fin y me alegro de que haya venido después, porque las lecciones aprendidas me han servido mucho. El cambio de registro me ha estimulado y me anima a volverlo a intentar con el siguiente proyecto. Y ver que el público sale del cine con los ojos brillantes es más agradecido que asustarles con un thriller

Lee también

Boletín

courgette oscar shortlist

Follow us on

facebook twitter rss

suspi_2016_web300x250