The Square (2017)
Blue My Mind (2017)
Ni juge, ni soumise (2017)
The Charmer (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
One Step Behind the Seraphim (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Una película no tiene por qué ser homogénea"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Carmen Jaquier y Lionel Rupp ­• Directores

por 

- LOCARNO 2015: Cineuropa habla con los directores suizos Carmen Jaquier y Lionel Rupp, que han presentado en la competición de Locarno Wonderland, junto a otros ocho directores

Carmen Jaquier y Lionel Rupp  ­• Directores
Carmen Jaquier (de pie, detrás) y Lionel Rupp (delante, tercero desde la izquierda), entre los otros directores de Wonderland

Cineuropa habla con los directores suizos Carmen Jaquier y Lionel Rupp, que han presentado junto a otros ocho directores Wonderland [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carmen Jaquier y Lionel Ru…
ficha del filme
]
, su sorprendente e intenso primer largometraje. Wonderland es la única película suiza que compite por el Leopardo de Oro en la 68ª edición del Festival de Locarno.Carmen Jaquier presenta también su cortometraje La rivière sous la langue en la competición Pardi di domani.

Jaquier nació en 1985 en Ginebra (Suiza). Su pieza Le tombeau des filles ganó el Reflet d’or al mejor cortometraje en el Festival Tous Ecrans de Ginebra (2011) y el Pardino d’argento (competición nacional) en el Festival de Locarno (2011). Por su parte, Rupp nació en 1983 en Meyrin (Suiza). En 2008 se convierte en el cofundador de Zooscope Production. En 2009 se diploma en cine en la HEAD. Su último largo Quai Ouest se presentó en las Jornadas de Soleura (2012).

Cineuropa: ¿Os sentís parte de una “nueva generación de cineastas suizos"?
Lionel Rupp: Creo que podemos trazar una línea paralela entre el cine suizo y Suiza en su globalidad. No veo Suiza como un verdadero país con una historia milenaria y una cultura común. Creo que es más bien una especie de comunidad de intereses. Por ello, esta película puede ser considerada como suiza, porque es muy federal. Cada uno viene de un lugar diferente con sus particularidades específicas. Así, hemos decidido de poner todo en común, manteniendo cada uno nuestras características. Lo que encuentro interesante para este proyecto en particular es que somos jóvenes, que no tenemos un reconocimiento en el mundillo y que podemos permitirnos poner nuestros egos de lado trabajando en común por una película. Nos hacemos las preguntas los unos a los otros. 

¿Cuáles han sido las influencias visuales y estéticas de la película?
Carmen Jaquier: La idea era, aún así, que fuese una película con una propuesta estética común, dentro de la cual cada director pudiese proponer su particularidad. Es un punto que era bastante delicado porque un director experimenta ciertos deseos por las imágenes, los colores, etc., pero no mezclamos y pusimos en común obligatoriamente influencias personales. Primero intentamos crear algo todos juntos y después cada uno le añadió su pequeño reino interior.
L.R.: A nivel formal hay veces en las que Jan (Gassmann) y Michael (Krummenacher) intentan de llevarnos en una dirección común porque intentábamos hacer una película homogénea. Pero cada vez cada uno partía en su propia dirección, hacia sus propias influencias. En la película lo que es interesante es que se sienten estas influencias sin que sean muy fuertes o molestas. Una película no tiene por qué ser homogénea. Wonderland es una película que no es pura, y esta muy bien así. 

¿Qué significa para vosotros ser un artista en Suiza? ¿Os sentís aislados?
C.J.: Al ser de Ginebra trabajo mucho con Francia, pero es diferente en cada región lingüística. No estamos aislados pero creo también que es lo que un artista busca, en el fondo: un encuentro, sea con el país de al lado o con la naturaleza. El medio artístico en Suiza es importante porque empuja a uno a hacerse preguntas y a intentar trazar puntos entre culturas diferentes, teniendo que admitir que hay mucho dinero en Suiza. Podemos siempre criticar este país y encontrar en él debilidades, pero hay aún así medios para crear. Hace falta luchar para conseguir esto medios, es la base de nuestra sociedad.
L.R.: Racionalmente hace falta decir que como ciudadanos suizos tenemos subvenciones que no podríamos tener en otro país, o al menos no tan rápidamente. Por otro lado, tengo muchas ganas de hablar de las cosas que pasan aquí y de “ajustar mis cuentas” con el país de donde vengo. 

¿El tema de la violencia os fascina en vuestra carrera artística?
C.J.: La violencia tiene muchas caras. Es difícil no hablar de la violencia que podemos tener en nosotros mismos. Creo que el mundo en el que vivo es muy violento. Como directora, tengo la necesidad de ponerla en imágenes. No tenemos por qué ser portadores de esta violencia pero este sentimiento está de todas maneras ahí, de manera latente. Incluso puede ser a veces dulce. 
L.R.: Por mi parte, es algo que me fascina. ¿Cómo alguien que puede tener buenas intenciones acaba por hacer algo malo? En Wonderland, he intentado mostrar esta violencia grotesca, exacerbada y al final desmesurada. Es algo que me ha interesado fundamentalmente en este proyecto. 

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

San Sebastian Report
Jihlava
Focal Production Value

Follow us on

facebook twitter rss