Ava (2017)
120 battements par minute (2017)
Happy End (2017)
Jupiter's Moon (2017)
The Square (2017)
Le Redoutable (2017)
A Ciambra (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Queríamos hacer algo que pudiera simular una pequeña escuela de cine”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Dunja Kusturica • Programadora, Festival de Küstendorf

por 

- Cineuropa ha entrevistado a Dunja Kusturica, la programadora del Festival de Cine y Música de Küstendorf, para aprender más sobre el certamen, que celebró su novena edición esta semana

Dunja Kusturica  • Programadora, Festival de Küstendorf

¿Un festival dedicado a crear lazos entre los directores emergentes y los ya establecidos? Ese es el Festival de Cine y Música de Küstendorf, creado por el dos veces ganador de la Palma de Oro Emir Kusturica hace nueve años en el pequeño resort turístico de Drvengrad/Küstendorf, ahora una atracción en las montañas cercanas a la frontera serbobosnia, que él mismo construyó. Es precisamente esa idea de frontera la que mantiene l espíritu del festival: en él, los estudiantes y los maestros de cine superan la distancia que los separan para crear una atmósfera en donde aprender es tarea fácil. Dunja Kusturica, la programadora del festival, es la responsable de crear ese ambiente junto a su padre. El certamen proyecta una pequeña pero cuidada selección de largometrajes, secciones temáticas y una competición de cortometrajes de estudiantes, salteada con conciertos de música y envuelta en un nevado paisaje.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál es la idea tras el festival?
Dunja Kusturica:
 El festival se celebró por primera vez en 2008, empezando desde la idea de enseñar cortometrajes de escuelas de cine de todo el mundo, a la vez que invitando a los directores. Ese año, tuvimos como invitado a Nikita Mikhalkov, y a partir de ahí, con las conexiones de Emir, seguimos juntando a los estudiantes con los directores. Queríamos hacer algo que pudiera simular una pequeña escuela de cine, en donde uno pudiera vivir este encuentro entre la gente joven que aún está empezando y los directores ya establecidos que pueden enseñarles algo.

Los cortometrajes de estudiantes son una parte muy importante del festival. ¿Es difícil para los estudiantes encontrar certámenes que apoyen sus comienzos?
En nuestro festival, eso es algo fácil, porque es un sitio pequeño, y la atmósfera es muy relajada. Por ello hay más oportunidades de contactar con los directores o los productores que podrían ayudar en cierta manera. Por ejemplo, este año, proyectamos Blanka [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Kohki Hasei
ficha del filme
]
, una película de las Filipinas dirigida por el japonés Kohki Hasei, que se llevó un premio aquí hace años. Más tarde, gracias al festival, contactó a productores que lo ayudaron a hacer la película. De hecho, recientemente, son cada vez más los directores los que nos envían sus cortometrajes, y ya no las escuelas de cine, como antes. Podría decir que hoy en día hay más iniciativa por parte de los propios estudiantes, puedes notar que tienen la urgencia de mostrar sus trabajos ya desde sus inicios. 

¿Habéis pensado también en seleccionar largometrajes de estudiantes?
Sí, lo hacemos habitualmente, como en el caso de Kohki. En el pasado, también organizamos una sección con largometrajes de gente que ya había estado aquí con cortometrajes. Este año, solo ha sido uno de ellos el que pudimos contactar. Espero que sean más el que viene.

¿Qué guías sigue el festival al seleccionar los demás largometrajes?
El objetivo principal es mostrar películas que nacen en el cine de autor, de directores que son accesibles, con los que Emir puede ponerse en contacto para que puedan venir al festival. Por supuesto, también queremos películas que de alguna manera tengan relación con la sociedad. 

El festival proyecta mayoritariamente películas (de autor) extranjeras. ¿Es una decisión deliberada?
Depende de la calidad de las películas del año en cuestión. En cuanto al cine serbio, este año hemos tenido muy buenos cortometrajes, pero no un largometraje que nos haya encantado. No es una decisión racional hacerlo de esta manera. En cuanto a las películas de autor extranjeras, en Serbia, hay definitivamente un problema de distribución. Es muy raro ver películas de autor en los cines de Belgrado. Sucede muy a menudo, y cuando lo hace, no dura mucho; las películas de Hollywood son definitivamente dominantes. Por ejemplo, una parte importante de la edición de este año es la sección Decolonizing Cinema. Lo que encontré muy emocionante en las películas seleccionadas para esta sección es que hablan de unos personajes o incluso un mundo con cierta ideología, cierta fe en la idea de libertad o en cambiar el mundo para hacerlo un lugar mejor. Y eso es algo que el arte está perdiendo bastante.

(Traducción del inglés)

Boletín

Producers on the Move

Follow us on

facebook twitter rss

Swiss Films Cannes