Glory (2016)
Waves (2016)
María (y los demás) (2016)
Los exámenes (2016)
United States of Love (2016)
Personal Shopper (2016)
Zoology (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

Un mosaico de cuestiones incómodas para la sociedad croata contemporánea

email print share on facebook share on twitter share on google+

Rajko Grlić • Director

por 

- El 12º largometraje del croata Rajko Grlić, The Constitution, se ha llevado el Gran Premio de las Américas en el Festival Internacional de Cine de Montreal.

Rajko Grlić  • Director
(© Sasa Huzjak)

The Constitution [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Rajko Grlić
ficha del filme
]
, un drama en torno a personajes extraños cuyas vidas y caracteres están marcados por problemas complejos, aborda directamente la situación actual de la sociedad croata, en particular su manera de tratar a las minorías (concretamente, serbios y homosexuales), y el resurgimiento de la extrema derecha en todos los niveles del mainstream político. Cineuropa ha entrevistado a Grlić con motivo del estreno local del film el 4 de octubre de la mano de la distribuidora Blitz.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cine Iberoamericano Int

Cineuropa: The Constitution es probablemente tu película más praguense en términos de estilo y la más agramita en cuanto al espíritu.
Rajko Grlić: Yo nací en Zagreb y estudié en la FAMU de Praga. Estas dos ciudades centroeuropeas me han marcado. De mis 12 largometrajes, ocho están ambientados en Zagreb, y eso evidentemente se nota en una historia como esta. El espíritu de una ciudad es como el polvo de una botella de vino. Puede añadirse manualmente, pero el polvo verdadero, el que tiene una consistencia real que demuestra la autenticidad de la botella, solo puede acumularse con el tiempo. La intimísima relación de amor-odio con el lugar donde pasé mi juventud, así como la gente que lo habita hoy en día: ese es exactamente el fragmento de mi experiencia con el que quería moldear el espíritu de mi película.

La película se estrena en un momento en que la ideología de extrema derecha está viviendo un auge en Croacia. ¿Cómo habéis trabajado Ante Tomić [coguionista y prestigioso periodista progresista] y tú en el guión? ¿Hicisteis cambios a medida que pasaba el tiempo?
Tanto Ante como yo hemos experimentado de primera mano la intolerancia. Ese es el principal motivo por el que me mudé a Estados Unidos, y para Ante supuso ser víctima de varias agresiones físicas en su ciudad natal, Split. Así que decidimos tratar de plasmar esa experiencia en esta historia. Empezamos a trabajar en ella mucho antes de que comenzara el resurgimiento actual de la derecha, con el regreso del movimiento Ustasha y el “nacionalismo doloroso”. Pero ya estaba en el ambiente. Solo era cuestión de tiempo que alguien como el actual ministro de Cultura [Zlatko Hasanbegović] comenzara a invocar públicamente y con gran convicción el fascismo y a aplicar políticas discriminatorias. Así que no hacía falta adaptar la historia a los tiempos. La actualidad empezó a parecerse cada vez más a nuestra historia “ficticia”. Esto ya me había pasado antes con mi película Charuga, en 1991, cuando la historia ficticia de la gran pantalla se convirtió en la realidad de las pantallas televisivas.

Es natural que te hayas decantado por Dejan Aćimović y Ksenija Marinković, pero que Nebojša Glogovac interprete al profesor parece una decisión arriesgada.
Los papeles de Dejan y Ksenija estaban pensados para ellos desde el principio. Tardé más de un año en encontrar al actor adecuado para el rol del profesor. Hice muchas audiciones, pero en ningún momento me decanté por nadie. Un par de actores geniales tuvieron que soportar que les llamara una y otra vez para hacer pruebas; finalmente, envié el guión a Nebojša. Como persona, es el polo opuesto de su personaje a todos los niveles: por su habitus, religión, nacionalidad, orientación sexual, etc. Pronto descubrí que esta elección aparentemente ilógica funcionaba. A pesar de todas las diferencias, o quizás precisamente por ellas, Nebojša se convirtió en su personaje. Y ha sido maravilloso  trabajar con él. Es un actor inteligente, y, en consecuencia, una persona inteligente.

La crítica social del film es muy directa, pero no simple o sesgada. ¿Cómo has logrado este delicado equilibrio?
Ante y yo construimos la estructura básica de la trama muy rápidamente. Luego pasamos más de dos años construyendo cuidadosamente los personajes para que fueran plausibles. Intentamos elaborar personajes tridimensionales a partir de individuos que ven a otras personas de manera bidimensional. Es por eso que cada detalle tenía que ser sopesado cuidadosamente, cada acción y cada gesto de los personajes tenía que justificarse. Era la única manera de componer un mosaico de cuestiones tan intrincadas y a menudo incómodas para nuestra sociedad, el mosaico de nuestra vida actual, en el que tanto los “malos” como los “buenos” de la historia tienen derecho a la dignidad.

(Traducción del inglés)

Lee también

Boletín

Seneca's Day Lithuania

Follow us on

facebook twitter rss

Home Sweet Home