Beauty and the Dogs (2017)
En cuorpo y alma (2017)
Handia (2017)
Valley of Shadows (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
I Am Not a Witch (2017)
The Square (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“El cine albanés necesita abrirse a las coproducciones internacionales”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Ilir Butka • Presidente, Centro Nacional de Cinematografía de Albania

por 

- Hablamos con Ilir Butka, presidente del Centro Nacional de Cinematografía de Albania, sobre la reciente evolución del cine albanés y los beneficios del Balkan Film Market

Ilir Butka  • Presidente, Centro Nacional de Cinematografía de Albania

El Centro Nacional de Cinematografía de Albania (ANCC) conmemoró su 20º aniversario con la celebración del primer Balkan Film Market (BFM). Hablamos con Ilir Butka, presidente del ANCC, sobre la evolución del cine albanés durante este periodo, su interés en las coproducciones y lo que el BFM puede ofrecer a los Balcanes.

Cineuropa: ¿Podrías resumir los principales cambios que ha experimentado el cine albanés desde 1997?
Ilir Butka: Hace cuatro años,cuando llegué a la presidencia del ANCC, decidimos centrarnos en aumentar la producción cinematográfica y el número de directores subvencionados, ya que la digitalización redujo los costes. Este aumento hizo que se acercasen más profesionales y también sirvió para estudiar los límites de la producción cinematográfica albanesa. Desde 1997, hemos financiado un total de 300 películas, 100 de ellas en los últimos tres años. Queríamos tener un centro que estuviese abierto a los nuevos directores, que no tuviesen miedo de ser rechazados y, como consecuencia, perder la fe. Mediante este procedimiento solemos financiar la mitad de los proyectos que se presentan cada año.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Hemos visto que también estás interesado en las coproducciones internacionales, ¿qué han hecho los proyectos albaneses para conseguirlo?
Hacer películas estrictamente locales podría dar lugar a una mente cerrada. Cuando una persona es al mismo tiempo director, guionista, productor e incluso distribuidor no es un autor en la industria cinematográfica, es un artesano. Por ello, el cine albanés necesita abrirse a las coproducciones internacionales. Hemos obligado a nuestros directores y productores a solicitar el apoyo de Eurimages —no necesariamente económico, sino para crear contactos—, ya que pretendemos mantener una esencia colaborativa. Sus proyectos se enfrentarán a un desafío y pasarán por un filtro, de manera que su trabajo mejorará. También ofrecemos cubrir todos los costes derivados de la solicitud a Eurimages, así que nadie tendrá excusas para no participar. Además, seleccionamos un número mayor de películas para facilitar su candidatura a otras subvenciones y programas con la condición de que consigan un coproductor en el plazo de un año; si no, les retiramos nuestro apoyo.

¿En qué países estás interesado?  
Estamos abiertos a la colaboración con cualquier país. De hecho, tenemos una conexión casi inmediata con Italia, ya que hay pocas barreras que superar. Los italianos conocen nuestro mercado y muchos albaneses han trabajado allí. También tenemos una conexión fuerte con Grecia, puesto que nuestros profesionales tuvieron sus primeras oportunidades profesionales en ese país y ahora nos traen de vuelta sus conocimientos. En este momento, tenemos cinco películas donde el equipo técnico es mitad albanés y mitad griego. Tampoco podemos olvidar que Kosovo apoya nuestros proyectos por razones obvias. Creo que estos son los tres pilares donde se asienta el cine albanés en la actualidad. 

¿Por qué puede ser atractivo el ANCC para otros proyectos?
Cuando empecé, el presupuesto inicial que ofrecía el ANCC era de 500.000 €. Ahora se ha duplicado y espero que pronto llegue, al menos, a los dos millones de euros. Prácticamente, tenemos un millón de euros para financiar 40 películas al año, incluidas las coproducciones menores. Para producciones más pequeñas e independientes, hemos introducido un plan que ofrece alrededor de 20.000 €. Su coste habitual ronda los 25.000 €, mientras que el coste medio de una película albanesa es de 250.000 €; aunque estas películas de micro presupuesto también podrían funcionar en el mercado local, así que cada año hemos tenido 12 largometrajes bajo esta modalidad. Después, esperamos expandirnos a los cortometrajes, documentales y, por supuesto, la animación, que se acerca más a nuestra tradición cinematográfica. Albania tuvo su propia ola de películas de animación con 15 películas producidas por año hasta finales de los años 80.  

¿Qué te llevó a iniciar el Balkan Film Market?
Los directores de las instituciones cinematográficas de los Balcanes tienen una excelente relación profesional, aunque esto no se extiende a los productores. Creemos que deberíamos estar más abiertos a la colaboración, puesto que nuestros países comparten varios elementos históricos y culturales. Los países nórdicos son un buen ejemplo: no colaboran por motivos económicos, sino porque juntos son más eficientes. Por eso apostamos al BFM, para dar esta posibilidad a los profesionales de los Balcanes, permitirles comunicarse y crear una red en un territorio que, en cierto modo, está inexplorado y por descubrir para el resto del mundo.

La creación del BFM se apoya en tres pilares fundamentales, que abarcan todas las fases del proceso. Empieza con el desarrollo del guión, a través de Albascript (ver las noticias), seguido de proyectos en desarrollo que han conseguido el 20 % de su presupuesto en Pitch Balkan (ver las noticias) y, finalmente, un pilar que se centra en coproducciones menores (ver las noticias) para proyectos que ya tienen el 80 % de su presupuesto y buscan el apoyo del ANCC. Por ello, un profesional que asiste al BFM puede encontrar proyectos en cualquier fase, todo depende de sus intereses.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

Boletín

Astra
EPI Distribution
LIM

Follow us on

facebook twitter rss