Thelma (2017)
Soleil battant (2017)
A fábrica de nada (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
Out (2017)
En cuerpo y alma (2017)
Mal genio (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Una amenaza para la industria cinematográfica francesa"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Xavier Rigault • Productor

por 

- Xavier Rigault, copresidente de la Union des Producteurs de Cinéma, opina sobre el debate de la cronología de medios

Xavier Rigault  • Productor

El tema de la reforma de la cronología de medios (la progresión de los plazos de difusión de obras en los diferentes soportes, empezando por el estreno en salas) se debatirá mañana por los profesionales franceses reunidos en los 12os Encuentros Cinematográficos de Dijon (leer la noticia y la entrevista a Mathieu Debusschère). Xavier Rigault (2.4.7. Films), copresidente de la UPC (Union des Producteurs de Cinéma), explica su punto de vista y sus propuestas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál es tu análisis del tema de la cronología de medios?
Xavier Rigault: Se ha convertido en un tema clave, porque la cronología es la columna vertebral de toda la prefinanciación de las obras, que se cuenta entre las buenas ideas de la excepción cultural francesa y que ha sustentado toda una industria. Funcionaba muy bien en el marco de una difusión lineal, pero con las evoluciones tecnológicas y los cambios en los usos, esta cronología ya no es adecuada. Hay vacíos que pueden permitir que nuevos operadores mundiales entren en acción sin involucrarse en la prefinanciación del cine francés, desestabilizando potencialmente a los difusores tradicionales. Esta cronología tampoco es muy satisfactoria para el espectador, que no tiene suficiente acceso a las obras y no tiene ganas de esperar 107 años para poder ver una película. ¡Al final, o la piratea, o la olvida! El tema de la piratería está totalmente ligado a la cronología, hay que tratarlos conjuntamente. Porque la piratería ha sido estimada en Francia en 1,3 M€ de evasión, lo cual equivale aproximadamente a la facturación del cine. ¡Hemos perdido la mitad de nuestro mercado potencial! ¡Nunca se habían consumido tantas imágenes, pero la recaudación se estanca! Esta presión sobre las imágenes provoca que se produzcan más obras, pero con el mismo dinero: el presupuesto medio de las películas francesas ha pasado de 3,9 M€ en 2004 a 2,8 M€ en 2016, una bajada del 30 %, lo cual es muy alarmante, porque esta bajada oculta también los fenómenos de concentración. La producción independiente está sufriendo, y es precisamente la que desarrolla e innova, y su fragilización es a largo plazo una amenaza para la industria cinematográfica francesa. Por eso hay que modernizar la cronología.

¿Cuáles son tus propuestas de reforma?
La solución pasa también por los cines. Siguen siendo los mayores generadores de ingresos para las películas, pero eso es de manera global. Porque si la afluencia en los cines franceses ha aumentado un 7 % desde 2004, la media de entradas vendidas por película francesa ha caído en un 37 %. Hay una gran diferencia entre la economía global de la exhibición, que va más o menos bien y cuyo buen trabajo hay que reconocer, y la realidad de la producción, que ya no es la misma en absoluto. Hay un cuello de botella a nivel de las salas. Los propietarios de cines nos dicen que no pueden exhibir las películas convenientemente porque hay demasiadas, y terminamos teniendo programadores de salas que cada vez toman menos decisiones y que quieren proyectarlo todo, pero cada vez más rápido. Quizás hay que reconocer este cuello de botella y permitir una exhibición alternativa con mayor rapidez.

Háblanos de la ventana VoD, que se está cerrando actualmente durante las de las televisiones de pago y gratuitas.
Hay que descongelar completamene la ventana VoD. Actualmente, esta ventana no despega porque no resulta legible para el espectador. Hay que ponerse en su piel: tiene ganas de ver una película porque se la han promocionado, así que tiene que correr al cine porque si la película está programada en su región, tiene dos semanas para verla, y luego no podrá encontrarla en ningún sitio durante tres meses y medio, luego esta volverá a ser exhibida en VoD durante seis meses, y luego desaparecerá durante 26.

¿Cuál sería la contrapartida de este descongelamiento de la ventada VoD para las televisiones de pago?
Estamos a favor de una renovación de su cronología a seis meses. Evidentemente, hay que fijar criterios de virtud para el sector, con compromismos financieros, incluyendo criterios de porcentajes de facturación, importes mínimos por abonado y posiblemente un importe absoluto, así como acuerdos de diversidad, a imagen de lo que ha sido Canal+ hasta ahora, pero pudiendo ser otro operador.

¿Qué lugar en la cronología propones para las plataformas de VoD por suscripción (SVoD), que actualmente se posicionan en 36 meses después de las salas?
Creemos que a largo plazo no habrá una gran diferencia entre la televisión de pago y el SVoD. Un operador de SVoD que sea virtuoso, que adopte compromisos con el sector, puede ser tratado de la misma manera que un operador de televisión de pago, a condición de que sus compromisos sean los mismos.

(Traducción del francés)

Boletín

ArteKino
Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01

Follow us on

facebook twitter rss