Nico, 1988 (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
A fábrica de nada (2017)
Out (2017)
Soleil battant (2017)
Mal genio (2017)
Thelma (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

EDITORIAL

email print share on facebook share on twitter share on google+

Poner a los autores en el corazón de la economía digital

por 

- La Sociedad de Autores Audiovisuales (SAA) publica hoy la 2a edición de su Libro blanco sobre los derechos y la remuneración de los autores audiovisuales en Europa

Poner a los autores en el corazón de la economía digital

La Sociedad de Autores Audiovisuales (SAA) publica hoy la 2a edición de su Libro blanco sobre los derechos y la remuneración de los autores audiovisuales en Europa. La primera edición de 2011 lanzó a nuestra organización a la escena europea, la colocó entre las organizaciones representantes de guionistas y directores europeos junto a la FERA (Federación europea de directores del audiovisual) y la FSE (Federación de guionistas de europa), teniendo como punto de partida la gestión colectiva de los derechos de dichos autores.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El libro blanco de la SAA

En 2011, presentamos por primera vez la situación de guionistas y directores de cine, televisión y multimedia en los diferentes países europeos, los derechos de propiedad intelectual que les son reconocidos, su posición en el proceso de producción y de explotación de sus obras y sus relaciones con sus socios, así como la realidad económica de su remuneración y los desafíos del sector. Lanzamos el debate sobre la remuneración de los autores de medios audiovisuales y su capacidad de hacer respetar sus derechos, y formulamos propuestas para garantizar que se les asocie al éxito resultante de la explotación de sus obras.

¿Por qué una 2a edición en 2015 ?

Antes que nada, porque nuestro sector está en evolución constante, sobre todo con el incremento de la popularidad del vídeo bajo demanda. En segundo lugar, porque un nuevo Parlamento europeo fue elegido el verano pasado y una Comisión europea nueva entró en funciones a finales de 2014. Esta renovación de la clase política europea nos obliga a explicar una vez más quiénes son los autores audiovisuales, cómo las obras audiovisuales son creadas, financiadas, distribuidas, cómo está estructurada la industria, etc. Este trabajo pedagógico es aún más necesario ahora que el Presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker, incluyó el derecho de autor entre sus campos prioritarios y que le pidió a Günther Oettinger, el comisario a cargo de los derechos de autor, preparar una proposición de ley para otoño. Al mismo tiempo, el Parlamento europeo, por inicitiva propia, decidió hacer un informe, para evaluar el marco europeo en la materia, confiado a la diputada con más aversión hacia el derecho de autor, la pirata alemana Julia Reda.

¿Por qué tal efervescencia alrededor del derecho de autor?

La nueva Comisión europea tiene como ambición poner en pie el mercado único digital para el consumidor europeo. La misión le fue confiada al Vicepresidente estonio Andrus Ansip, quien presentará su estrategia en mayo. Desde su toma de protesta, éste le declaró la guerra al geobloqueo de sitios web audiovisuales y señaló a la territorialidad de los derechos de autor como responsable de la fragmentación del mercado europeo. Desde entonces, no ha cesado de coleccionar las denegaciones de acceso transfronterizo de sitios web audiovisuales, tratándolas como discriminaciones hacia los consumidores de otros países. El derecho de autor es, de esta manera, percibido como una barrera que impide que este gran mercado europeo se desarrolle.

¿Qué es lo que tiene que ver todo esto con el derecho de autor?

Desdeñando la experiencia de los servicios de la Comisión y del proceso de concordancia llevado desde hace 25 años en el campo del derecho de autor (11 directivas), Jean-Claude Juncker y Andrus Ansip encontraron un eslogan: hay que modernizar el derecho de autor, inadaptado por estar fragmentado. El problema es que los ejemplos propuestos, muchas veces, se refieren a derechos deportivos (que no están subordinados a los derechos de autor) y a estrategias comerciales de operadores que escogen los territorios que desean cubrir y, en consecuencia, adquieren licencias. Mientras que no aportan la prueba de que el derecho de autor es responsable de bloqueos indiscriminados, ponen en tela de juicio la posibilidad de los titulares de derechos de ofrecer licencias de explotación de las obras, territorio por territorio. Esto sería una amenaza al financiamiento de obras basado en las preventas de los derechos de explotación y en la implicación de distribuidores en la promoción de cinematografías extranjeras.

La esencia misma del derecho de autor

El derecho de autor es el vínculo moral que conecta al autor con su obra. Es también su remuneración y la herramienta de financiación de la creación. En una Europa de dos culturas, de tradiciones e idiomas diversos, los autores han luchado para poder expresarse en su idioma, sin ser empujados al exilio para llevar a cabo sus proyectos. Persiguen la financiación tanto pública como privada para producir sus filmes y las remuneraciones obtenidas de sus derechos de autor son la mejor garantía de su independencia. Quieren que sus obras circulen pero no que sean consideradas como productos llamativos para plataformas de internet que, en muchas ocasiones, están más interesadas por los datos personales de los consumidores. Aspiran a que emerjan operadores que inviertan en en la creación y en la exposición de cinematografías europeas y que se posicionen como socios en la cadena de valor.

Un pequeño consejo dirigido a la Comisión

En lugar de imponer el acceso transfronterizo a los servicios, que no haría más que crear caos en la organización de licencias y desalentaría a los inversionistas ya de por sí difíciles de atraer, la Comisión debería preguntarse cómo ayudar a los creadores europeos y sus socios a mejorar la circulación de sus obras en Europa y a alcanzar a un público que ya está tan solicitado por diversas otras formas de oferta cultural. El derecho de autor es la herramienta de la creación, no de la construcción del mercado único digital. Las discusiones relativas al derecho de autor deberían concentrarse en los autores y en cómo permitirles obtener el mayor provecho de sus derechos. Es lo que propone la  2aedición del Libro blanco de la SAA, apoyada por la FERA y la FSE.

(Traducción del francés)

ArteKino
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss