Un minuto de gloria (2016)
One Step Behind the Seraphim (2017)
A fábrica de nada (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
A Ciambra (2017)
En cuorpo y alma (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

MERCADO Europa

email print share on facebook share on twitter share on google+

El mercado único digital: la industria cinematográfica teme las consecuencias

por 

- La Comisión Europea ha presentado una estrategia para un mercado único digital que se divide en tres pilares y dieciséis iniciativas

El mercado único digital: la industria cinematográfica teme las consecuencias

El 6 de mayo, la Comisión Europea presentó su plan estratégico para un mercado único digital (DSM, por sus siglas en inglés) que se divide en tres pilares y dieciséis iniciativas (documento disponible aquí). A la espera de nuevas normas sobre las restricciones de acceso territorial y la regulación de los derechos de autor, quedan aún por determinar la lógica territorial y los modelos de financiación que se derivarán. A fecha de hoy, los profesionales de los sectores cinematográfico y audiovisual se mantienen cautelosos, aunque acogen favorablemente el trabajo de los comisarios europeos Ansip y Oettinger.

La evolución podría haber sido peor para la industria. El documento de trabajo publicado por la Comisión da respuesta a varias cuestiones que se plantearon en enero. El plan recién propuesto es mucho más detallado que el que se anunció inicialmente (particularmente, en lo que respecta a la reforma de los derechos de autor). La modernización del derecho de autor “ayudará a resolver las inquietudes sobre las restricciones de acceso territoriales, respetando el valor de los derechos en el sector audiovisual”, según enuncia el documento. Puesto que se trata del derecho de autor en un marco europeo, se tendrán en cuenta ciertas características específicas de la industria cinematográfica: "La Comisión no va a modificar el principio de la territorialidad de los derechos y comprende su importancia para el sector de la creación, especialmente la industria del cine. (…) Como tal, la exclusividad territorial de los derechos no puede considerarse como una forma injustificada de restricción territorial”. La Comisión reconoce además que “cada película cuenta con su propia estrategia de distribución y cronología de medios”. El mundo del cine puede quedarse tranquilo: se le ha escuchado convenientemente. 

Esto no significa que los cambios mencionados sean ideales. El comisario Ansip insiste sobre el hecho de que “no es favorable a una exclusividad territorial absoluta”, y mantiene así la incertidumbre en torno a las políticas que se aplicarán. En efecto, todo se complica cuando la Comisión entra en detalle sobre la manera de mejorar el acceso a los contenidos digitales: “por ejemplo, cuando una película está disponible en formato de Video On Demand en un país europeo, el resto de países europeos pueden pagar para verla". A efectos prácticos, esto quiere decir que la venta pasiva podría convertirse en obligatoria en todo el universo de los contenidos en línea (basándose en el principio de que a nadie se le puede negar la venta de un producto por su nacionalidad), lo que perjudicaría el sistema de ventas de derechos por territorio. 

En un comunicado de prensa que se publicó algunas horas después, la Asociación de directores de agencias para el cine europeo (EFAD, por sus siglas en inglés) explica claramente cuál será la sucesión de consecuencias que se derivarán para la industria del cine: “Los distribuidores no invertirán más en la promoción ni en el marketing de las películas en su país si en otros se puede acceder fácilmente a éstas en línea. (…) Las preventas descenderán si deja de poderse garantizar la explotación exclusiva por territorio. (…) Las películas independientes europeas filmadas en idiomas minoritarios precisarán de una mayor inversión para su distribución y su promoción perderá visibilidad, especialmente en el caso de las plataformas de Video On Demand". La mayor dificultad gira en torno a la territorialidad de los derechos, y los distribuidores son muy conscientes de ello. "No va a poder llevarse a la práctica", opina Christine Eloy, directora de Europa Distribution. "Toda la cronología de los medios se verá afectada y esto podría tener consecuencias muy negativas sobre el mercado, dificultando la creación y reduciendo el público de las películas europeas".

Europa Distribution y Federación internacional de asociaciones de distribuidores cinematográficos (FIAD) han publicado un comunicado conjunto. "Las otras opciones planteadas por la Comisión podrían ser tan negativas como la obligación de  las licencias multiterritoriales", insisten Christine Eloy y Jelmer Hofkamp, secretario de la FIAD. A la declaración más recurrente de la Comisión de que todo el mundo saldrá ganando responden: "el resultado será justo el contrario al que la Comisión pretende conseguir". Son muchos los miembros de la industria que ya han expresado sus inquietudes tras la presentación de ayer del plan para el mercado único digital. De nuevo, las organizaciones profesionales necesitan tiempo y que prosiga el diálogo.

(Traducción del francés)

Jihlava
San Sebastián Full
Focal Production Value
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss