Un minuto de gloria (2016)
One Step Behind the Seraphim (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
A fábrica de nada (2017)
A Ciambra (2017)
En cuorpo y alma (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

KARLOVY VARY 2016 East of the West

email print share on facebook share on twitter share on google+

Verge: De estados mentales y generaciones

por 

- KARLOVY VARY 2016: Un dúo de cineastas turcos elaboran un film inmersivo y lírico en torno al trastorno psicológico y las implicaciones que acarrea en la sociedad contemporánea

Verge: De estados mentales y generaciones

Verge [+lee también:
tráiler
entrevista: Ayhan Salar
ficha del filme
]
, trabajo conjunto del cineasta turco Ayhan Salar y el artista Erkan Tahhuşoğlu —y largo debut de ambos, que solo habían realizado cortos anteriormente—, se ha estrenado mundialmente en la competición East of the West del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. El dúo no solo ha compartido las labores directivas, sino también las de escritura y producción, y Salar se ha hecho cargo además de la dirección de fotografía y el montaje. A partir de una premisa aparentemente sencilla, este drama psicológico de combustión lenta va desplegando un retrato fascinante y minimalista.

La acción está ambientada casi por completo en una casa junto a una carretera, hasta tal punto que la propia casa se convierte en uno de los personajes principales del film. El otro es su inquilina, Fikret, una joven y tímida ama de casa que despide a su marido, un conductor de camiones, cuando este marcha en uno de sus viajes con un fervor casi ceremonial —una sucesión de emotivos gestos que a él le dejan indiferente—. El tedio de esperar el regreso de su marido llena los días y la mente de Fikret, hasta el punto que detona una crisis de ansiedad por separación, el primer paso en un abrupto descenso hacia la psicosis.

Salar y Tahhuşoğlu disuelven progresivamente la observación hipnótica de esta caída en un rebuscar entre la memoria. Los días se hacen cada vez más largos, el marido de Fikret deja de responder a su teléfono y la joven esposa se bate en retirada a lo más hondo de la zona de confort que representa para ella su infancia, cuando vivía con su abuela. Dos vidas que comparten el mismo destino, perderse en el laberinto de la memoria, donde solo hay una certeza: el zumbido incesante de los vehículos que pasan.

Los directores pasan de la narración convencional a un modo más atmosférico para evocar el tedio paralizante, la ansiedad de la espera, todo un conjunto de emociones que se mantienen a lo largo de la película, pero que se van tiñendo de luto. La casa, sobre todo las habitaciones que dan a la calle, se dobla en tanto que paisaje mental compartido por Fikret y su abuela, espacio en que ambas mujeres caen prisioneras de sus lazos conyugales. 

El ritmo glacial de Salar, así como sus planos metódicos y abiertos, acrecientan la tensión, apoyada por su fotografía noir, que contribuye eficazmente a crear un ambiente siniestro. La fotografía canaliza de modo palpable la corrosión que va dominando la mente y el alma de Fikret, mientras que el runrún de los vehículos que pasan constantemente agudiza la monotonía que invade la vida de la abuela de Fikret, el ritmo sistólico-diastólico que reina en la vida de ambas mujeres.

Salar y Tahhuşoğlu logran abordar un amplio abanico de temas mediante este retrato claustrofóbico de la dependencia existencial de una mujer hacia su marido, un retrato pasado por el filtro de la emoción, salpicado con las implicaciones que se derivan de las convenciones sociales del país y acompañado por un análisis del trastorno psicológico y sus consecuencias. El film es todo esto a un mismo tiempo, así como un comentario trascendental sobre el tejido de la sociedad turca, sobre cómo la historia se repite, de abuela a nieta.

Ambos cineastas tienen un control absoluto de su visión artística que se manifiesta en el uso que hacen de unos pocos —aunque recurrentes— motivos para ampliar y enriquecer la narración y su marco. El minimalismo en los elementos constructivos y narrativos de la trama realzan la fotografía, el montaje y el sonido como componentes precisos y medidos, magnificando su papel de fuerzas motoras que impulsan la visión del dúo de directores. 

Verge ha sido producida por Salar y Tahhuşoğlu para sus productoras, Salarfilm (Alemania) y Siyara Film (Turquía), respectivamente.

(Traducción del inglés)

Lee también

Jihlava
San Sebastián Full
Focal Production Value
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss