Tierra firme (2017)
La prière (2018)
Kissing Candice (2017)
L'Apparition (2018)
Gaspard va au mariage (2018)
Patser - Gangsta (2018)
Silent Night (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

GOTEMBURGO 2018

email print share on facebook share on twitter share on google+

The Violin Player: una pasión tranquila

por 

- El multipremiado dramaturgo Paavo Westerberg debuta tras la cámara con un largometraje profesional pero algo desequilibrado, presentado en la competición de cine nórdico del festival de Gotemburgo

The Violin Player: una pasión tranquila
Matleena Kuusniemi en The Violin Player

El primer largometraje dePaavo WesterbergThe Violin Player [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, proyectado como parte de la competición de cine nórdico del festival de cine de Gotemburgo, arranca con una frase de Confucio. Sin embargo, uno no puede acabar preguntándose si no habría debido empezar en su lugar con algo de Las zapatillas rojas, de Powell & Pressburger, en especial el intercambio entre Boris Lermontov y la desconocida bailarina Vicky Page, a la que dio vida una memorable Moira Shearer: “¿Por qué quiere bailar?” “¿Por qué quiere vivir?” “Bueno, no sé por qué exactamente pero es mi deber.” “Esa es también mi respuesta.”

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)IDW Supsi Internal

La historia de la famosa violinista Karin (Matleena Kuusniemi), incapaz de tocar a raíz de un accidente que le destroza la mano izquierda y obligada a luchar para salir adelante en la vida, contiene ecos bastante explícitos de aquel clásico de 1948, hasta el punto de que sus personajes hablan sobre si uno debería dejarlo todo para dedicarse a su arte. Westerberg también guiña el ojo al Miloš Forman de Amadeus al tratar de hallar similaridades entre la situación de Karin y el breve estrellato que vivió Tom Hulce. El suyo es, no obstante y en su mayoría, un asunto mucho más sosegado, pues Karin no es ninguna ingenua ambiciosa sino alguien que alcanzó la cima y luego lo perdió todo, lo que vuelve su tragedia más conmovedora.

Kuusniemi brinda un gran trabajo a la hora de encarnar la desesperación de su personaje. Atrapada en el papel de la ama de casa que nunca quiso ser, acaba decidiendo pasar sus conocimientos a otra gente, si bien tiene sus prontos: “¡Soy una artista, no una profesora!”. Esto nos lleva al mayor problema de Westerberg: no saber cómo gestionar las escenas de estallido emocional. Las relaciones que mantiene Karin con su doliente marido (Samuli Edelmann) –en apariencia desconocedor de los padecimientos de su mujer, hasta el punto de que le regala una tarta con forma de violín por su cumpleaños– se mezclan con la seducción que ejerce con su joven alumno Antti (Olavi Uusivirta) de manera adecuada para que quede claro que el único amor verdadero que siente es por la música. 

La cinta cuenta con algunas escenas buenas y alegres, como aquella en la que se comparte un cigarrillo en un desvencijado pasillo a pocos minutos de entrar a un escenario. Sin embargo, los diálogos, en lengua inglesa, suenan irremediablemente rígidos (en cierto momento, alguien llega a gritar “¡bailemos!” como si estar hacerlo efectivamente no bastara para hacer pasar el mensaje) y Westerberg tropieza a veces con su propio guion, coescrito junto con Emmi Pesonen, lo que resulta sorprendente habida cuenta de que hablamos de alguien con dos premios del cine finlandés, por Frozen City [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Aku Louhimies
entrevista: Markus Selin
ficha del filme
]
 y Fiebre helada, ambas dirigidas por Aku Louhimies, que hace poco dinamitó la taquilla nacional con The Unknown Soldier [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]

Probablemente estemos ante el testamento interpretativo de Kuusniemi. Cuando la atención se nos desvía hacia Antti (nunca entenderemos por qué se nos cuenta que practica pilates), las cosas se vuelven un tanto Whiplash y la película pierde fuelle. Para tratarse de un primer largometraje, no obstante, The Violin Player resulta bastante efectivo y Westerberg, nombre familiar en los escenarios de teatros, firma una transición adecuada. Esperemos que la próxima vez le deje los guantes blancos a John Woo. 

The Violin Player es una producción de Ulla Simonen y Mikko Tenhunen para Mjölk Movies, con participación de la Finnish Film FoundationYLE y SF Studios. Mjölk Movies es su agente de ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

Lee también

IDW Supsi
Contest Savoia
WBI Berlinale
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss