email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Competición

Helena Wittmann • Directora de Human Flowers of Flesh

"Cuando escribo una escena, lo que importa de verdad, es el momento"

por 

- La directora y artista visual alemana reflexiona sobre su estilo artístico y la investigación que da forma a su segundo y lentamente hipnótico largometraje

Helena Wittmann • Directora de Human Flowers of Flesh

Hemos hablado con Helena Wittmann sobre el Mediterráneo como un espacio sin fronteras, las ventajas de trabajar con equipos reducidos y las pistas sobre realidades ocultas que nos rodean en el Festival de Locarno, donde su película Human Flowers of Flesh [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Helena Wittmann
ficha de la película
]
ha causado revuelo dentro de la Competición Internacional.

Cineuropa: Los dos largometrajes que has firmado hasta la fecha, Drift [+lee también:
tráiler
entrevista: Helena Wittmann y Theresa …
ficha de la película
]
y Human Flowers of Flesh, están muy vinculados con el mar. ¿De dónde surge esta conexión marítima?
Helena Wittmann: Tengo la sensación de que todos tenemos una cierta conexión personal con el mar, sobre todo desde que hice Drift. El tipo de conexión depende de si hemos nacido cerca o lejos de él. Yo vengo de un lugar que está a 300 km en el interior. En 2005 me mudé a Hamburgo, donde es posible sentir las conexiones con otros mares y océanos a través de su puerto. En Drift traté de explorar este espacio de intercambio económico, pero también medioambiental. Durante el proceso surgieron muchas preguntas, y solo podía abordar unas pocas en la película, por lo que necesitaba continuar con esta exploración. En Human Flowers of Flesh el mar tiene un aspecto diferente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Totalmente. En tu segunda película pareces explorar varias condiciones humanas y naturales a través de la contemplación. No puedo evitar pensar en tu experiencia como artista visual, ya que muchas escenas se acercan al videoarte. ¿Se trata de un concepto diseñado específicamente para esta película o de una decisión intuitiva?
No es exactamente un concepto, sino más bien mi enfoque a la hora de comprender y observar de cerca el mundo. Cuando tienes tiempo para hacerlo, te das cuenta de que todo está ahí y está contando una historia, o muchas historias. Me esforcé por encontrar la forma de captarlo, encuadrarlo y presentarlo en capas. Tal vez el mundo en el que vivimos carece de energía para este tipo de observación. A través de Human Flowers of Flesh entendí que todo era fluido y estaba interconectado, y que las fronteras realmente no existen. Los organismos en el agua están en contacto todo el tiempo, mezclándose y cambiando de lugar. En el Mediterráneo, todo está en un estado de flujo continuo, incluidos los seres humanos. Básicamente, se trata de un único entorno, vívido y en constante movimiento, pero no tan dividido. Quería trasladar esto a la pantalla, y el cine me parece la herramienta perfecta para explorarlo. En el mundo del arte no tenemos la oportunidad de concentrarnos de esta manera.

¿Cómo era la vida detrás de las cámaras y la atmósfera en el barco?
Rodamos la mayor parte de forma continua en 2020, a lo largo de seis semanas. La pandemia de COVID-19 lo hizo todo más difícil, especialmente al contar con un elenco y equipo internacional. Por otra parte, el equipo era bastante pequeño, lo que nos ayudaba a preservar cierta intimidad. Teníamos un barco auxiliar, pero finalmente nunca lo usamos. Éramos 16 personas en total. Tuve una experiencia similar con Drift y quería repetirlo de esa forma, porque tiene un impacto en la percepción y la forma en que los personajes interaccionan e influyen entre sí. A veces parecía un espacio utópico, quizás porque también era una época extraña de pandemia. Teníamos un guion, pero debido a las restricciones no pudimos rodar en Argelia, como habíamos planeado, así que rodamos la última parte en Marruecos: en Rabat y en el desierto, en Merzouga.

Los personajes carecen de biografía. Su navegación por el Mediterráneo parece una metáfora de su experiencia fluida en la vida. ¿Su estado “líquido” te llevó a prescindir de cualquier historia personal?
Me interesan mucho las situaciones. Cuando escribo una escena, lo que importa de verdad es el momento. No creo mucho en la causalidad, y de alguna manera me aburre. Por ese motivo, quería liberarlos de la carga de su pasado. Hay algo generoso y hermoso en su interacción instantánea al compartir momentos juntos, como leer poesía. Lo importante para mí es el contexto común, la comunidad que generan aquí y ahora.

Por otra parte, el interés creciente de la protagonista en la Legión Extranjera Francesa hace referencia a la historia y plantea una cuestión política muy importante: ¿Por qué sigue funcionando esta estructura militar colonial del pasado? ¿Tal vez porque el colonialismo no es algo del pasado?
Me alegra que lo hayas visto así, porque esa era mi intención, hacer que los espectadores se cuestionen esto. Para mí, es como un indicio de la posibilidad de una guerra civil u otro tipo de conflicto, aunque en realidad se trata de especulaciones personales, por lo que no involucro a la audiencia en esa interpretación. Además, hay numerosos conflictos bélicos en todo el mundo, aunque en Occidente a menudo nos olvidamos de eso. El contexto militar se encuentra bajo la superficie y forma parte de la realidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy