email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Cineasti del presente

Crítica: Petites

por 

- El primer largometraje de Julie Lerat-Gersant narra el difícil viaje de una adolescente enfrentada a un embarazo inesperado que vuelve su vida patas arriba

Crítica: Petites
Pili Groyne en Petites

Aparentemente destinada a una carrera teatral (estudió en la Escuela Superior Profesional de Teatro de Limoges y fundó la compañía de teatro La Piccola Familia junto a Thomas Jolly), la directora francesa Julie Lerat-Gersant se inclina más hacia el cine gracias a su diploma en escritura de guiones de La Femis. Su primer largometraje, Petites [+lee también:
tráiler
entrevista: Julie Lerat-Gersant
ficha de la película
]
, presentado en el programa Cineasti del Presente del 75º Festival de Locarno, demuestra ser un debut elegante que la sitúa a la par de los grandes jugadores de la industria cinematográfica. La película nació de un deseo de transponer las observaciones que hizo en centros franceses para madres adolescentes y sus recién nacidos donde dirigió varios talleres de escritura. Petites cuenta la historia de una de estas jóvenes y su tormentosa estancia entre las cuatro paredes de este centro, que empezó como una prisión pero que luego se convirtió en un refugio donde pudo volver a encontrarse a sí misma.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Camille (Pili Groyne), embarazada a los 16 años, no quiere quedarse a su bebé. Sin embargo, el aborto ya no es una opción legal. Después de varios intentos peligrosos de interrumpir su embarazo, Camille es derivada a un centro para madres e hijos que acoge a chicas jóvenes en situaciones precarias. Rodeada de un mar de adolescentes que se enfrentan a recién nacidos a quienes, en la mayoría de los casos, no saben cómo atender, Camille es obligada a aceptar un destino que le cuesta asumir, un destino adulto que no comprende y al que no tiene intención de adaptarse. Su única aliada es Alison, una joven madre que batalla con su propia hija (Diana) que padece serios ataques de asma. A pesar de haber elegido quedarse a su hija, Alison todavía sueña con una vida llena de fiestas, alcohol, rebelión y sin responsabilidades. Las chicas de este centro se convierten en un espejo deformado que refleja un futuro que Camille rechaza con todo su ser. Asfixiada por una madre obsesiva e inmadura, la protagonista de Petites busca respuestas que den sentido tanto a su presente como a su pasado. El centro pasa de ser un lugar opresivo dominado por los llantos interminables de los recién nacidos, los sonidos de los portazos y los arrebatos violentos de las adolescentes que lo habitan a convertirse en un refugio donde Camille puede descubrir quién es. En su viaje la ayuda Nadine (Romane Bohringer), una educadora social que ha visto muchos casos como el de Camille.

A pesar de pertenecer a familias disfuncionales que las recluyen y asfixian, algunas chicas (encarnadas por Camille) a quienes la directora conoció en sus talleres consiguen liberarse de su suerte y llevar las vidas vagamente normales que no pensaban merecer. A través de Petites, Julie Lerat-Gersant intenta mostrarnos estas valientes trayectorias alternativas representadas por su protagonista, Camille. En este sentido, la película cumple sus promesas, aunque el tema delicado y tristemente actual del derecho al aborto merecía ser tratado de una manera más clara y extensa, enfatizando las consecuencias devastadoras que puede tener un embarazo no deseado cuando se impone en el cuerpo y en la psique de una mujer.

¿Qué se siente ser obligada a tener un bebé no deseado? ¿Cómo puede ser que en la actualidad el acceso al aborto sea tan complicado en algunos casos? Por desgracia, la película no ofrece ninguna respuesta a estas preguntas. Pero presume de una capa adicional de alienación y violencia gracias a la banda sonora de Superpoze, compuesta por una sucesión de insistentes piezas de música electrónica. Petites, considerada un acto político por la directora, podría haber adquirido mayor potencia y sensibilidad si hubiera optado por actores no profesionales (es decir, los que inspiraron la película); en otras palabras, testigos directos de este torbellino de emociones que tan difícil resulta transcribir.  

Petites ha sido producida por la compañía parisina Escazal Films. Be For Films gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy