email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Competición

Crítica: Serviam - I Will Serve

por 

- La directora austriaca Ruth Mader indaga con extrema lucidez las consecuencias de un misticismo que se transforma en fanatismo

Crítica: Serviam - I Will Serve

La directora austríaca Ruth Mader se hizo un nombre entre el público y la crítica con películas potentes como el thriller Life Guidance [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruth Mader
ficha de la película
]
, que debutó en la Giornate degli Autori de Venecia. Serviam - I Will Serve [+lee también:
tráiler
entrevista: Ruth Mader
ficha de la película
]
, que participa en la Competición Internacional del Festival de Locarno, es su nuevo trabajo: una película claustrofóbica a puerta cerrada que combina el thriller con el misticismo y el terror con la belleza. Es una película radical, tan violenta como sensual, que pondrá a prueba a los espectadores.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Serviam - I Will Serve está ambientada en un internado católico que alberga a chicas procedentes de familias austríacas acomodadas. La directora, una misteriosa hermana joven (la majestuosa Maria Dragus), intenta estimular la fe menguante de la sociedad y la pérdida de valores religiosos que las personas ahora consideran obsoletos, sino grotescos (la historia se desarrolla en los años ochenta). Martha, una de las alumnas favoritas de la directora, es elegida como representante de dicha fe perdida, de un misticismo estético que parece directamente sacado de las páginas de historias hagiográficas de una época ancestral. Por consejo de la hermana (o, mejor dicho, por insistencia de la hermana), Martha se pone un cilicio para sentir el sufrimiento de Cristo, a quien considera un héroe inquebrantable.  

Las familias ricas de estas jóvenes internas, atraídas por el dinero como depredadores a su presa, no comprenden lo que ocurre entre las paredes de este misterioso colegio. La película nos muestra un mundo dividido en dos, donde el éxito, la riqueza y el poder coexisten con una fe menguante, que ha sido reemplazada por una obsesión por las apariencias. Consciente de esta dualidad, la directora del colegio cree que ha encontrado a un nuevo mesías en Martha. El suyo es un fanatismo tan firmemente arraigado que pone en riesgo su salud mental hasta las últimas consecuencias.

Serviam - I Will Serve, ambientada en un internado que recuerda a la austeridad barroca de Suspiria de Darío Argento, retrata a un personaje que está preparado para convertir cualquier sufrimiento en amor y el dolor en un acto de fe tan radical como sensual. Porque la directora del colegio y Martha no se detienen ante nada cuando se trata del sufrimiento físico y psicológico que se infligen a sí mismas. Están habitadas por una fuerza misteriosa e incomprensible cuya naturaleza subversiva y socialmente inaceptable inspira miedo.

El misticismo de los tonos pasolinescos de la nueva película de Mader es radical; es un grito de rebelión contra una sociedad consumista y patriarcal que piensa que puede mantener todo bajo un control estricto. En este sentido, la escena donde el padre de una de las internas acusa a la directora de no ser una mujer “real” debido a su decisión de tomar los votos y no tener hijos es especialmente poderosa. A pesar de su elección de vida extrema, la directora interpreta el papel de una mujer que ha decidido no doblegarse a las normas de una sociedad que preferiría verla (re)productiva, dócil y complaciente.

Serviam - I Will Serve combina de manera inteligente los desafíos espirituales, un thriller y el mundo de la niñez, transformando la inocencia en extremismo. Pese a la discutible presencia excesiva de reflexiones teológicas expresadas a través de voces en off y primeros planos de crucifijos que representan a Cristo en un sufrimiento absoluto, Mader consigue pintar un retrato creíble y cautivador de una forma radical de fe. A años luz de los clichés habituales asociados a una rama agridulce y educada del misticismo, que solemos ver demasiado a menudo en películas sobre personajes que lidian con profundas crisis místicas, Serviam - I Will Serve destaca por una crudeza e hiperrealismo que se deslizan hacia el fanatismo.

Serviam - I Will Serve ha sido producida por EPO Film y Ruth Mader Filmproduktion. Playtime gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy