Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: André Valente

email print share on facebook share on twitter share on google+

André en los país de los adultos

por 

- La evocación poética de un momento difícil de la infancia, cuando por primera vez se experimenta la soledad de los adultos

Crítica: André  Valente

André Valente [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Catarina Ruivo
entrevista: Paulo Branco
ficha del filme
]
de Catarina Ruivo, es la evocación poética de un momento difícil de la infancia, cuando por primera vez se experimenta la soledad de los adultos. El héroe, André, vive solo con su madre, depresiva crónica, desde que su padre se fue. Susana es su compañera de juegos, pero un día le toca mudarse de casa. Entonces se hace amigo con su vecino raro, un ruso que sale cada día de su casa con una gran mochila de deporte, y acaba por irse, él también.
Sin embargo, después de cada pena, André consigue volver a construir su mundillo, es decir que no siendo capaz de relativizar, y dado que no se le explica nada, interpreta los fenómenos y los rodea de la magia de la infancia. Catarina Ruivo ha querido enseñar que "incluso en un día a día difícil, es posible inventar la felicidad".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Para que este propósito se vuelva película, primero hay que impregnarlo de tristeza. De ahí que las imágenes son claroscuros, y el cielo casi no se ve, y es que la forma en que las escenas están filmadas reproduce la mirada del niño. La desolación del paisaje invernal y el silencio a lo largo de la película reflejan el desconcierto de los adultos y el aislamiento creciente del pequeño André a quien se le dice sin parar que no tiene que meterse en los asuntos de los adultos. Los diálogos entre André y los adultos que le rodean, como su madre que sólo es capaz de darle órdenes o explicarle semiverdades, muestran que los auténticos diálogos son casi ausentes.
No obstante, y como lo sugiere su amplio abanico de insultos, André ya sabe más de lo que se quiere creer. De hecho es él quien nos guia en la película ; es en su piel que el espectador se mete ya que los demás personajes, adultos egoístas encerrados en sí mismos que imponen sus preocupaciones al niño sin explicarle nada, son inaccesibles.

Esta película se puede ver como una parábola donde se le sigue el camino a una caperucita roja (André en su chubasquera) caminando de encuentro en encuentro, recorrido iniciático sin conejo blanco, ya que, se arraiga en la realidad, al contrario del de Alicia. Es André mismo quien elige a sus interlocutores y protectores. No es por nada que André lleva el mismo nombre que el héroe de los comics de Prince Vaillant que lee. En realidad, si empieza a incluir historias imaginarias en la realidad, acaba por vivir la realidad como una aventura de la que es el héroe. Lejos de evadirse, André aprende a integrar las dificultades de la vida transformándolas de forma que pueda vivir con ellas y incluso, ser feliz a pesar de ellas. A pesar de sus acentos melancólicos, André Valente es una película optimista que muestra que un niño muchas veces tiene más recursos que uno piensa para volver a levantarse en caso de caída. Incluso tiene esa ventaja con respeto a los adultos, que es de seguir abierto sobre el mundo, porque entiende que su felicidad está hecha de amor y amistad, y que aceptar es ser maestro de su propio destino.

(Traducción del francés)

galería de fotos

título internacional: ANDRE VALENTE
título original: ANDRE VALENTE
país: Portugal
año: 2004
dirección: Catarina Ruivo
guión: Catarina Ruivo
reparto: Leonardo Viveiros, Rita Durao, Dmitry Bagomalou

premios/selecciones principales

Locarno, 2004 Premio Don Quijote
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01