A Ciambra (2017)
Happy End (2017)
120 battements par minute (2017)
Jupiter's Moon (2017)
The Killing of a Sacred Deer (2017)
The Square (2017)
Le Redoutable (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Hay algo muy bonito en la adolescencia, en su espontaneidad”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Guillaume Senez ­• Director

por 

- LOCARNO 2015: Cineuropa habla con el director franco-belga Guillaume Senez, que ha presentado en competición oficial en Locarno su sorprendente y conmovedor largometraje 9 meses

Guillaume Senez  ­• Director

Hablamos con el director franco-belga, pero sobre todo bruselense, Guillaume Senez, que ha presentado en competición en la 68ª edición del Festival de Cine de Locarno su sorprendente y conmovedor largometraje 9 meses [+lee también:
crítica
tráiler
making of
entrevista: Guillaume Senez ­
ficha del filme
]
(Keeper). Después de su película de fin de estudios del INRACI (Bruselas), ha realizado tres cortometrajes: La quadrature du cercle (2006), Dans nos veines (2009, nominado al Premio Unifrance a mejor cortometraje en el Festival de Cannes) y U.H.T. (2012, nominado a los Magritte del cine belga). Keeper es su primer largometraje.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de la película y por qué decidiste hablar de la adolescencia?
Guillaume Senez: Todo comenzó con mi cortometraje In Our Blood. Había sido padre unos años antes y tenía ganas de hablar de la paternidad. Me hacía muchas preguntas. Quería seguir ahondando en ese tema y, al mismo tiempo, quería hablar de la adolescencia porque es una etapa de la vida que me transmite muchísimo. He filmado mucho la adolescencia, su espontaneidad. Creo que hay algo muy bonito en ella, es un periodo de transición que fue muy importante para mí. Viví muchas cosas que me marcaron, me enriquecieron y me hicieron madurar, aunque mi historia es diferente de la del protagonista de la película. Es verdad que hay muchas películas que hablan del embarazo durante la adolescencia, a menudo desde el punto de vista de la mujer, algo totalmente legítimo. Sin embargo, en esas películas olvidan con demasiada frecuencia hablar desde el punto de vista del chico. Me apetecía partir de esa perspectiva.

En tu película, ¿cómo abordas la realidad que te rodea? ¿Qué cineastas, si los hay, te han influido desde ese punto de vista?
Aunque Keeper no es una película autobiográfica, pienso que, como director, es importante hablar de las cosas que uno conoce. Partiendo de esta premisa, es inevitable que uno tienda a una película realista. Es algo que asumo por completo. Mike Leigh ha sido una muy buena referencia para mí. Asimismo, las películas de los hermanos Dardenne me han marcado e influido mucho como cineasta y cinéfilo, pero también como cineasta belga. Hay muchísimas otras películas y otros cineastas que me han marcado, como Alain Tanner o algunas películas de Patrice Chéreau, que para mí son películas “realistas”, pero que además trabajan mucho la dirección de actores. Chéreau se acerca a una cierta autenticidad y honestidad de interpretación que, humildemente, trato de conseguir en mis películas. 

¿Cómo trabajas con tus actores? ¿Cómo fue el casting de Keeper?
Los actores conocen la historia y hablamos mucho de los personajes, de las interacciones entre ellos, de lo que sucede antes y después, pero no les doy guion. También hacemos mucha improvisación para enriquecer los personajes. Sobre el rodaje, de entrada grabamos una primera improvisación en la que explico cuáles son los desafíos y los objetivos de la escena. En ese momento, mi trabajo es conducirlos hacia el guion, pero con sus propias palabras y sus propias motivaciones.

Por lo que respecta a los actores, primero hicimos un casting de adolescentes. La complejidad de esos castings era que realmente quería actores que tuviesen la edad de los personajes que debían encarnar, porque a esa edad se tiene una forma de sentarse, de andar, de vestirse o de hablar muy especial. En cuanto a Kacey Mottet Klein, Ursula Meier fue quien me habló de él. Había cambiado muchísimo. Se estaba convirtiendo en un hombre y había adquirido la madurez que lo caracteriza. Rápidamente Kacey pasó a ser ineludible. Con respecto a Galatea Bellugi, la vimos en el casting y ofrecía un poco lo contrario de Kacey. Él tenía esa especie de carisma del buen chico en un cuerpo con mucha presencia, un personaje completo, mientras que Galatea era muy delicada, un poco tímida. Se suele decir que los opuestos se atraen, pero, en realidad, eso es exactamente lo que pasó. Habíamos encontrado a nuestra pareja.

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

Producers on the Move

Follow us on

facebook twitter rss

Italian Pavilion Cannes