The Nile Hilton Incident (2017)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
El otro lado de la esperanza (2017)
Verano 1993 (2017)
Tom of Finland (2017)
Barrage (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Este año, el elemento determinante es el humor"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Ivan Corbisier • Director, Brussels Film Festival

por 

- Tras una semana de proyecciones y de eventos en la plaza Eugène Flagey de Bruselas, el Brussels Film Festival llega a su fin. Nos reunimos con Ivan Corbisier, director del festival desde 2009

Ivan Corbisier • Director, Brussels Film Festival

La decimocuarta edición del Brussels Film Festival, el festival de cine más antiguo de la capital, lleva desde el 17 de junio instalado en los locales de la plaza Eugène Flagey. El jurado de este escaparate de cine europeo, en el que participa una centena de películas programadas, de las cuales compiten 12, concederá el viernes los premios: el Golden Iris Award para la mejor película y el White Iris Award para la mejor ópera prima. Con Ivan Corbisier, director del festival desde el año 2009, volvemos a tratar las singularidades de esta edición. Ivan nos desvela los proyectos e innovaciones a los que se está enfrentando ya para el año 2017.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Qué supone la plaza de Bruselas para el cine europeo?
Ivan Corbisier:
Me parecía esencial que Bruselas, la capital de Europa, tuviera un festival de cine europeo, pero un festival que no fuera pequeño. En Bruselas, casi todos los festivales son específicos, con una temática. Aquí, nosotros representamos a toda la geografía europea, y aunque lo más importante de la programación viene de la Unión, esta se extiende más allá. Con respecto al cine europeo, ahora tenemos nuevas iniciativas con Screen Brussels, que intenta apoyar los rodajes en la capital. Es una nueva estructura con la que colaboramos ya porque para el año que viene tenemos la idea de invitar a directores para descubrir sinergias y para permitir que los jóvenes entren en el mundo laboral. Pero es difícil organizar eventos en Bruselas por razones financieras sobre todo. Según mi punto de vista, la política cultural es imprevisible. La región no nos ayuda por la cultura, sino por la imagen de la ciudad. Lo que interesa es que se hable de Bruselas en otros lugares, tanto dentro como fuera de Bélgica, y que haya repercusiones en los comercios locales, pero también repercusiones internacionales en cuanto a la imagen de Bruselas. Por otro lado, conocemos las dificultades relacionadas con Bélgica. Desde hace años, dependemos de la voluntad de diferentes poderes con los que debemos hacer malabares, sobre todo en tiempos de crisis financiera y con presupuestos que se reducen o, en el mejor de los casos, se congelan. Por lo tanto, tenemos que encontrar otras soluciones, otras asociaciones, proyectos que tengan el mismo objetivo en términos de diversidad. Proyectar películas que no se vean en ninguna otra parte no puede funcionar más que con subsidios.

¿Se han notado en la asistencia del público los atentados o las huelgas?
No. Hemos tenido más público que el año pasado. Las alertas de atentados al inicio del festival no han sido alentadoras, pero los preestrenos, las noches polaca e italiana y el cine-concierto han atraído al público.

La selección cuenta con un tercio de películas realizadas por directoras. Es un récord al conocer el número limitado de mujeres que dirigen. ¿Es casualidad?
Es cierto que este año hemos tenido muchas películas dirigidas por mujeres: A Good Wife [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, Toni Erdmann [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
Q&A: Maren Ade
ficha del filme
]
, El olivo [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Icíar Bollaín
ficha del filme
]
… El programa no se basa en porcentajes. Tampoco decimos que es absolutamente necesario tener una película de cada país europeo. Lo que predomina es la calidad. Si en un país no hay buenas películas este año, no las vamos a proyectar. Me parecería contraproducente para el país.

¿El 2016 es un buen año para el cine europeo?
En términos de calidad de programación, estamos muy contentos. Este año, el elemento determinante es el humor. El cine de autor europeo tiene tendencia a ser negro, dramático, a ofrecer una visión de la vida que atraviesa problemas económicos, migraciones, paro y violencia bajo un espectro pesimista. Es el primer año en el que tenemos muchas películas que abordan temas con más ligereza. Confieso que nos ha venido muy bien, ya que aunque los temas son importantes, de tanto llevarlos por el lado de la maldad, todo se vuelve deprimente. La sorpresa este año ha sido ver estos temas llevados con humor, a veces con cierta separación. Es interesante y la selección lo refleja.

Esta manera de abordar los problemas puede que sea debido a la presencia de numerosas películas de países del este, que tienen una tradición artística orientada hacia la autoparodia.
Es cierto que suelen tener esa tendencia, ese retroceso, ese gusto por el humor negro del que son especialistas. Los países escandinavos están menos presentes que de costumbre. Tenemos también más películas españolas, cuando durante varios años tuvimos muy pocas, hasta el punto de que lo veíamos inquietante para un país que produce de media 80 películas por año. Bajo el efecto de la crisis, España e Italia se centraron en los telefilmes que no interesan en Bruselas. Ahora bien, este año hemos seleccionado cuatro películas españolas de muy buena calidad.

Cuando vemos 800 películas europeas, ¿pueden surgir algunas características comunes?
Cada vez estoy más convencido de ello. Creo que el único punto en común entre los países europeos es la cultura, la cultura que viene de los griegos, de los latinos, de la Antigüedad. Son los fundamentos de Europa que nos son comunes. Es importante tener una política de defensa del cine europeo para que siga siendo representado y proyectado.

Este año, el cartel hace referencia a la película Metropolis, de Fritz Lang. ¿Cómo se ha llevado a cabo la elección del cartel y del diseñador?
Metropolis representa muy bien al cine europeo y, además, lleva intrínseca la idea de la ciudad y de toda una multitud, muy simbólico para el festival.

Ya que el festival evoluciona de año en año, ¿tiene ideas innovadoras para el año que viene?
El año que viene pensamos invitar a actores que ofrezcan sketches, espectáculos en solitario o música. Del lado internacional, buscamos asociaciones con festivales extranjeros como el de Listz. El speed dating de música y cine nos ha dado la idea de hacer lo mismo con los actores.

(Traducción del francés por Ángel Monreal)

Boletín

Emilia Romagna_site ES
Film Business Course

Follow us on

facebook twitter rss