Tarde para la ira (2016)
Amar (2017)
Spoor (2017)
Glory (2016)
La profesora (2016)
La ragazza del mondo (2016)
El día más feliz en la vida de Olli Mäki (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Una comedia debe situarse en el espacio y el tiempo”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Josef Hader • Director

por 

- Cineuropa entrevista al actor austríaco Josef Hader, cuyo primer film como director, Wild Mouse, se proyecta en los cines alemanes

Josef Hader • Director
(© Gerhard Kassner / Berlinale)

Aprovechando el 67º Festival de Berlín, donde Josef Hader competía con Wild Mouse [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Josef Hader
ficha del filme
]
, su primer film tanto delante como detrás de la cámara, Cineuropa habló con el popular cómico y actor vienés sobre esta sátira disparatada y exuberante sobre un crítico musical que atraviesa una crisis tras haber perdido su empleo. En Austria, Filmladen organizó el estreno de Wild Mouse de manera simultánea a su paso por la Berlinale. Tres semanas más tarde, Majestic acaba de lanzar la película en las pantallas alemanas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Algunos cineastas hacen las películas que les gustaría ver, otros quieren compartir emociones o ideas. ¿Cuál es tu razón para dar el salto a la dirección?
Josef Hader: Pertenezco sin lugar a dudas al primer grupo: cuando escribo sketches o un guion, yo soy mi primer público. Parecerá una tontería, pero realmente me muero de risa con mis propias bromas; bueno, solo la primera vez: luego, las elaboro. Creo lo que me gustaría ver, esperando que a los demás les guste también.

¿Ha sido difícil desempeñar el doble papel de realizador y actor principal?
Mucho. La idea de hacer una película me rondaba la cabeza desde hacía tiempo, pero no estaba muy seguro de mí mismo. Luego empecé a escribir el guion de Wild Mouse, el primero que he escrito yo solo, sin coguionista, y tras la segunda o tercera versión, me dije: “He puesto tanto de mí mismo en este proyecto... ¡Quizás esta vez podría hacerlo!”. Lo pensé un poco más, y también sentí que sería mi última oportunidad para debutar en un nuevo campo, un campo muy emocionante, aunque muy difícil. Reconozco que en algunos momentos he creído llegar a mis límites, pero, a fin de cuentas, esa experiencia me gusta. 

A pesar de que en Wild Mouse haya un valor universal y que el contexto de la crisis mundial esté presente en la película, a través de las noticias que dan por la radio, ¿estamos ante una sátira social con elementos personales?
Estoy convencido de que, cuando se hace una película, ya sea una comedia, un drama o una comedia dramática, hay que situarse en el espacio (no me gustan las comedias que podrían pasar en cualquier sitio) y en el tiempo, pues se trata de hablar de una sociedad en un momento preciso. En esta película, tenía ganas de hablar de mí mismo y de mi medio: esa clase media alta que es políticamente correcta, se alimenta de comida biológica, hace un poco de deporte... Es verdad que por la radio se oye hablar de los conflictos en Oriente Medio, pero no se entiende bien de qué se habla, quiénes son los buenos y los malos, y creo que eso nos paraliza. Por más que pensemos que somos modernos, que somos mejores que nuestros padres, en realidad somos iguales.

Georg, tu personaje en la película, está rodeado de personas en crisis, aunque su desasosiego es menos espectacular que el suyo.
El film habla de individuos de la clase media alta que pasan por crisis íntimas de manera simultánea, pero cuyos problemas no coinciden; en ello radica toda la tragedia y la comedia de la situación. Todo este pequeño mundo forma una galería de personajes bastante improbable. Se forman relaciones, unas duraderas (como la amistad de Georg y Erich) y otras que no existen más que durante una noche, pero la idea principal sigue siendo que el gran drama del mundo es que todo el mundo quiere cosas diferentes que no encajan entre sí.

Una gran parte del film se desarrolla en una feria; de hecho, el título Wild Mouse viene de una atracción (una montaña rusa). ¿Cómo se te ocurrió la idea de ir a rodar allí?
No tardé mucho en pensar en el parque de atracciones Prater, cercano a Viena, para enriquecer la imagen y el sonido. Quería reunir un montón de atmósferas diferentes en la película, pero sin usar una banda original, así que Prater es definitivamente otro mundo. También tengo que decir que me gustaba mucho la idea de llevar a un crítico musical al lugar de Viena donde la música es peor, mala hasta dar dolor de cabeza. Después de la ciudad y el parque, quería escenas en la nieve, porque la nieve lo cambia todo (la imagen, el sonido), y quería que el final fuera tranquilo, en medio de la blancura.

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

Hispasat 4K

Follow us on

facebook twitter rss

Bridging the Dragon