Sage Femme (2017)
El hijo de Bigfoot (2017)
The Party (2017)
Western (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
El otro lado de la esperanza (2017)
Out (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2016 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Mal de pierres: en busca febril del amor absoluto

por 

- CANNES 2016: Nicole García presenta un relato de encanto un tanto anticuado pero muy eficaz que ofrece a Marion Cotillard un papel que vale su peso en oro

Mal de pierres: en busca febril del amor absoluto
Álex Brendemühl y Marion Cotillard en Mal de pierres

No, el cine de autor de alto novel de nuestra época no consiste solamente en efectos boomerang, inmersiones, lustro resplandeciente, narraciones pasadas de moda o cocina de géneros. Como lo demuestra también con su personal estilo el venerable Ken Loach, el arte de la puesta en escena se acomoda asimismo con total comodidad en recetas clásicas a poco que se tenga a mano una historia excelente, sinceridad y un actor de talento. Tal es justamente el caso de Mal de pierres [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Nicole García y proyectada en la competición del festival de Cannes: una obra impecablemente orquestada por la directora en respeto a los cánones de un melodrama de final impactante sobre el destino de una mujer que busca desesperadamente el amor total en un área rural de la Francia de los años 50 y 60. Una figura feminista conmovedora que procede de la adaptación de la novela de Milena Agus y de la que se apropia Marion Cotillard para sumar a su carrera otra gran interpretación de una mujer sobre la que, como ya es habitual en su trayectoria, planea la sombra de la fatalidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"No le voy a mentir: está enferma. Son los nervios. No está loca. Es que necesita a un hombre en su vida". Así presenta la madre de Gabrielle a José (encarnado a la perfección por Alex Brendemühl), un trabajador estacional catalán exiliado en el sur rural francés, la mano de su hija mayor y la ayuda económica que la acompaña. La joven acepta, por supuesto: no tiene elección, es casarse o acabar internada en Marsella. La aceptación tiene lugar con un intercambio de promesas bastante particular: "-No me acostaré con usted; no le amaré nunca; -Yo tampoco la amo a usted". Hay que decir que Gabrielle está exaltada y oprimida hasta un extremo inquietante para su familia, de la pequeña burguesía; la mujer se ofrece al profesor del pueblo mediante una carta incendiada y sin pudor ("lo principal es que usted entre en mí") y luego lo humilla en público ante su rechazo avergonzado antes de escapar y caer dormida en una fosa en la que la encuentran a la mañana siguiente. La curiosa pareja, en fin, se instala en La Ciotat, al borde del mar, separados por un abismo sentimental y sexual que no transitan más que una vez, por pura curiosidad y sin placer alguno. Enviada a los Alpes para que le curen los riñones, la melancólica Gabrielle va por fin a encontrar una válvula de escape a su fiebre pasional en su encuentro fugitivo con otro paciente, André Sauvage (Louis Garrel), teniente que regresa de la guerra en Indochina con serios problemas de salud. Consumida de amor, Gabrielle albergará las mayores esperanzas y obsesiones y padecerá la desilusión y la resignación más crueles con un nacimiento, flanqueada por su esposo, lacónicamente afectuoso y paciente secretamente de la situación. 17 años después (el epílogo cierra el flashforward con que arranca en forma de teaser el film), algo inesperado ocurrirá.

Aunque el guion de la propia directora junto con Jacques Fieschi y Natalie Carter es sólido, Mal de pierres progresa a veces de manera demasiado "señalizada" y el personaje del teniente no cuenta con espacio suficiente para adquirir la misma profundidad que los otros dos protagonistas; con todo, la justicia del retrato de la soledad y de malestar interior de una mujer de sentimientos desbordantes prima sobre los defectos de una cinta cuya puesta en escena luce una fluidez hermosa característica de un academicismo que se asume con total serenidad. Una elegancia discreta y sostenida que despeja el campo al mayor aprovechamiento del tumulto de un corazón, de un cuerpo y de un alma incendiados de amor y de absoluto.  

De las ventas internacionales de Mal de pierres se encarga StudioCanal, que estrenará la cinta en Francia el 19 de octubre.

(Traducción del francés)

Lee también

Film Business Course
WBImages Locarno
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss