Custodia compartida (2017)
Las distancias (2018)
Lemonade (2018)
La enfermedad del domingo (2018)
Transit (2018)
Foxtrot (2017)
Grain (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

email print share on facebook share on twitter share on google+

Carlos Marques-Marcet • Director

"¿Cómo construimos hoy día un nosotros?"

por 

- Tierra firme ha inaugurado el 14ª Festival de Sevilla: es la segunda película del español Carlos Marques-Marcet, que obtuvo gran éxito con su ópera prima, 10.000 km

Carlos Marques-Marcet  • Director
(© Óscar Romero / SEFF)

Tierra firme [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Carlos Marques-Marcet
ficha del filme
]
es una coproducción entre España y Gran Bretaña, rodada en los canales de Londres y con un trío protagonista que derrocha química: Oona Chaplin, Natalia Tena y David Verdaguer; estos dos últimos ya fueron los intérpretes de 10.000 km [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Carlos Marques-Marcet
ficha del filme
]
, aplaudido debut (con Goya al mejor director debutante de 2014 incluido) de Carlos Marques-Marcet, quien con su segundo film ha inaugurado la sección oficial del 14º Festival de Cine Europeo de Sevilla. En la ciudad andaluza, charlamos con el cineasta.

Cineuropa: ¿Ha costado levantar la película tras el éxito de tu primer film?
Carlos Marques-Marcet: Sí, un poco, pues le dimos vueltas al casting y en montaje hemos estado trabajando intensamente durante nueve meses, aunque rodé las escenas justas que tenía en un guión de sólo 110 páginas. Trabajo de montador y nunca me había pasado esto: me salió una película de tres horas y no sabíamos qué cortar, porque teníamos tres personajes centrales y no queríamos robarle protagonismo a ninguno de ellos, así que fuimos picando piedra de cada uno hasta que hemos llegado a esa medida en la que, sin perder nada, hemos compensado la película al máximo. La financiación fue bien gracias al éxito de 10.000 km: las televisiones nos han ayudado, pero al ser éste un proyecto más ambicioso que el anterior film, estábamos más con el agua al cuello, pero al final todo fue bien, aunque la producción ha sido más complicada.

En aquella primera película, como su título indica, las distancias son importantes; en Tierra firme también éstas y los espacios son decisivos en la trama.
El cine al final es eso: gente y lugares, no hay mucho más. Me interesa cómo nos marca ese espacio en todas sus vertientes: cómo transitamos esos espacios y las distancias que se crean. Aquí los personajes están apelotonados en un barco y enseguida salen fuera: me quedé un tiempo viviendo en un barco para inspirarme y vi que logísticamente es complicado. La gente vive así porque es más barato y te ha de gustar ese tipo de vida, por supuesto: allí tienes la sensación de vivir en la calle, con un interior que nunca es tan cerrado y con el exterior muy presente.

Las relaciones personales otra vez ocupan el centro de tu trabajo.
No creo que me pase toda la vida haciendo este tipo de películas, pero sí que hay ciertas preocupaciones que me planteo ahora mismo: cómo compartir la vida con alguien en este mundo actual que tanto remarca la importancia de realizarnos a nosotros mismos y buscar quiénes somos, ensalzando el yo constantemente... entonces, ¿cómo construyes un nosotros? Es una dificultad que me planteo constantemente, es el hilo argumental que voy siguiento.

También abordas el modelo familiar, algo que ya no tiene reglas...
Sí, yo ya crecí en un mundo donde muchos de mis amigos eran hijos de padres divorciados: luego estaba el novio de la madre que convivía con ellos. Había figuras nuevas y los roles había que crearlos.

¿Por qué ubicaste la película en los canales de Londres?
Me interesaba mucho poner en relación las personas y el paisaje: que hubiera transferencia emocional entre ambos. Me interesaba rescatar ese resto de la era industrial: una macro obra construida por toda Inglaterra que, al cabo de cuarenta años, se quedó obsoleta porque llegó el tren. Me gustaba cómo la gente vive en esos restos de la era industrial, en los márgenes. Eso habla mucho del mundo en que vivimos.

Lee también

Boletín

Basque Cannes

Follow us on

facebook twitter rss